Indian Wells significó la revancha de Alexander Zverev. El alemán llegó al enfrentamiento contra Andy Murrray con una motivación especial, ya que era el único del Big Four al que nunca había derrotado. En esta ocasión salió victorioso por marcador de 6-4 y 7-6(4) para avanzar a los cuartos de final.

En dos ocasiones previas en las que se habían enfrentado, el Masters 1000 de Cincinnati en 2020 y el Abierto de Australia en 2016, el británico se llevó el triunfo sobre el alemán en tres sets en cada ocasión, sin embargo, esta vez Murray se enfrentó a una mejor versión de Zverev.

A pesar de que el título de Grand Slam se le ha resistido, el alemán se colocó en el cuarto peldaño del ranking esta temporada al cosechar triunfos importantes: es el poseedor de los campeonatos de los Masters 1000 de Cincinnati y Madrid, además del ATP 500 de Acapulco y del oro olímpico, este último galardón no sin antes superar al número uno del mundo, Novak Djokovic, que en ese entonces se encontraba en la búsqueda del Golden Slam. Además, entre sus mejores resultados de la temporada está la semifinal del US Open y de Roland Garros.

“Estoy feliz de estar en la tercera ronda y jugar contra Andy ahora. Creo que es el único de los ‘cuatro grandes’ al que no he vencido todavía, así que espero poder cambiar eso”, dijo el alemán previo a su encuentro contra Murray.

Temporada tras temporada, Zverev busca su lugar entre los grandes, un puesto en el que Murray fue protagonista por muchos años. Por ahora no sólo hay dos partidos de ventaja de Murray sobre Zverev, también ocho años de diferencia en el profesionalismo, 10 años en edad y 29 títulos. Murray también ha conseguido 14 títulos de Masters 1000, mientras que Zverev lleva cinco desde 2017. Sin embargo, el joven de 24 años es el más probable a entrar al trono de los ‘cuatro grandes’ una vez que llegue el retiro del británico.

Este año el veterano, ex número uno del mundo, busca reencontrar el nivel que lo caracterizaba hasta antes de que las molestias en la cadera lo empezaran a alejar del circuito.

“Si te soy sincero, creo que puedo volver a ganar torneos. Sé que tengo tenis para hacer buenos resultados contra los mejores jugadores del circuito. No ha sucedido nada recientemente que me haya hecho cambiar este pensamiento, salvo el partido ante Denis Shapovalov en Wimbledon, donde estuve muy lejos de mi mejor tenis. De lo contrario, no hay nada en ninguno de los partidos que he jugado desde entonces que me haga dudar de que todavía puedo ganar títulos. Para eso sigo metido de lleno en el circuito y no bajo los brazos”, dijo el británico a Daily Mail.

deportes@eleconomista.mx

kg