Rafael Nadal llegó a la final del torneo de Viña del Mar, se instaló en ella y perdió la etiqueta de poderoso en la arcilla. El argentino Horacio Zeballos derrotó al español en tres sets en un partido de dos horas y 46 minutos.

Nadal, quien regresa de una lesión, se vio superado por un tenista que le impuso mejor ritmo al juego y tras el segundo set al español le pasó factura la falta de ritmo. Zeballos aprovechó y liquidó. El argentino conectó 12 servicios aces por cuatro del español.

Zeballos es el tenista número 73 del mundo y Nadal es quinto. Pero desde la lesión en Wimbledon el año pasado, el español no había pisado una cancha de tenis en un torneo formal hasta la semana pasada en el ATP 250 de Viña del Mar, donde no había tenido problemas en las rondas anteriores.

Nadal cayó en tres sets por parciales de 7-6 (2), 6(6)-7 y 4-6. Zeballos le rompió en dos ocasiones el servicio a Rafael.

Posteriormente, Nadal y su compañero Juan Mónaco perdieron la final de dobles por parciales de 6-2, 6-4 ante la dupla italiana de Paolo Lorenzi y Potito Starace.

Ahora, Rafael Nadal ya piensa en el torneo de Brasil, donde jugará también como parte de su fase de recuperación.

Campeón del torneo en el 2005, Nadal se estrena el martes en la cancha central del Gimnasio do Ibirapuera de Sao Paulo en partido de dobles, que juega con el argentino David Nalbandian (86).

La dupla enfrentará a los españoles Pablo Andujar (45) y Guillermo Garcia-López (82).

Y por ser el primer sembrado del torneo, debutará en individuales directamente en la segunda ronda.

Quería desearle a todos los brasileños un buen carnaval! En pocos días estaré allí jugando. Me hace mucha ilusión! , expresó por estos días el mallorquín en su cuenta de Twitter.

El campeón defensor, el español Nicolás Almagro (11), saltará a la cancha de arcilla del Ibirapuera, al igual que los argentinos Juan Mónaco (15) y Nalbandian. El torneo servirá también de despedida del brasileño Ricardo Mello (346), de 32 años, que también recibió un wild card.