El torneo Clausura 2022 marca la última oportunidad de varios equipos para escapar de las multas millonarias que se deben pagar por terminar en los peores lugares de la tabla porcentual de la Liga MX. El verano pasado fue la primera vez que se vivió este tipo de sanciones económicas luego de que se eliminara el descenso y, actualmente, hay un par de clubes que se encuentran en la cuerda floja para repetir el castigo: Bravos de Juárez y Atlético de San Luis, además de Xolos de Tijuana.

Estos tres equipos se encuentran en los últimos lugares de la tabla de cociente al inicio del Clausura 2022, siendo Tijuana el que ocupa el peor sitio con 1.0345 de porcentaje al obtener solo 90 puntos en 87 partidos disputados durante los más recientes tres años; en ese lapso también ha sido la defensa más endeble al tener una diferencia de goles de -46.

A pesar de que el foco rojo está prendido en los tres últimos lugares de la tabla porcentual, hay otros cinco equipos que podrían caer en esos puestos al término del Clausura 2022: Necaxa, Toluca, Mazatlán, Querétaro e incluso el campeón, Atlas, pues el margen de diferencia con Tijuana es de 15 puntos. Cabe recalcar que los 160 millones de pesos que junta la Liga MX por las multas a los tres peores equipos se utilizan como subsidio económico para los clubes de la Liga de Expansión, excepto para los que son filiales de primera.

Las multas para la temporada 2021-22 fueron reducidas en un 30% de lo que originalmente eran. Mikel Arriola, presidente de la Liga MX, bajó las cifras a 80 millones de pesos para el peor ubicado, 47 para el penúltimo y 33 para el antepenúltimo, cuando antes las cantidades eran de 120, 70 y 50 millones, respectivamente. En verano de 2021, Atlético de San Luis pagó los 120, Atlas los 70 y Bravos los 50, y ahora dos de ellos siguen metidos en problemas porcentuales.

Los involucrados en esta lucha han tenido rendimientos flojos constantes. Bravos, Tijuana y Mazatlán FC son los únicos equipos que no han logrado clasificar ni siquiera a la fase de repechaje desde que se reactivó la liga por la pausa de la pandemia en el Guardianes 2020, es decir, llevan tres torneos fuera de postemporada, mientras que Atlético de San Luis logró meterse por primera vez durante el Apertura 2021, pero fue eliminado por Santos Laguna en la reclasificación.

Como respuesta a esta problemática, Xolos, Bravos y San Luis han utilizado el mercado de invierno para reforzarse con una estrategia de jugadores experimentados y a bajo costo, ya que entre los tres no han gastado más de un millón de euros en transferencias (son 600,000), de acuerdo con cifras de Transfermarkt.

Tijuana adquirió por vía libre a José Juan ‘Gallito’ Vázquez, mediocampista de contención que tras haber sido figura con el Tri en el Mundial 2014, ha visto mermado su nivel en clubes como Chivas, Santos y recientemente Toluca. El conjunto fronterizo también sumó vía préstamo a Renato Ibarra, el extremo derecho que llegó a ser figura con América (todavía dueño de su carta), pero cuya carrera se ha visto disminuida tras escándalos extra cancha relacionados con violencia de género.

Los Xolos también adquirieron al delantero argentino Facundo Ferreyra, sumando así a jugadores de entre 30 y 33 años. De igual forma regresaron al plantel los jóvenes ecuatorianos Jordan Rezabala (21) y José Angulo (26), quienes se encontraban a préstamo en la liga de su país. Por el contrario, entre sus bajas más destacadas están el contención Esteban Pavez y el delantero Fidel Martínez, quienes fueron titulares durante el último semestre.

El penúltimo en la tabla de cocientes es Bravos con un promedio de 1.0575 y la segunda peor defensa de los últimos tres años con diferencia de -37 goles. Su misión es evitar una segunda multa y por ello se reforzaron desde el verano con la llegada de una dirigencia de éxito comprobado, con el entrenador Ricardo Ferretti y el presidente Miguel Ángel Garza, aunque en su primer torneo no pudieron avanzar ni siquiera a la ronda de repechaje.

Los Bravos adquirieron en el mercado de invierno a cinco jugadores libres. Dos de ellos son los defensas centrales Ventura Alvarado y Alejandro Arribas, este último procedente del futbol español y con experiencia en México jugando con Pumas; también se unieron los mediocampistas Fernando Arce, Cándido Ramírez y el brasileño Anderson Leite, procedente del Chapecoense.

Para Atlético de San Luis el objetivo también es esquivar una segunda multa consecutiva, luego de que el año pasado debieron pagar la mayor cantidad y eso puso en duda la permanencia de los dueños españoles (también dueños del Atlético de Madrid) en su inversión en México.

En el Clausura 2022, los potosinos han sumado a jugadores de renombre como el veterano Rubens Sambueza, quien fue el máximo asistidor de la liga el torneo pasado (6), así como al ex seleccionado uruguayo, Abel Hernández, centro delantero que llega del Fluminense y que marcó 78 goles en su paso por Europa a través de tres clubes: Parma de Italia, Hull City de Inglaterra y CSKA de Moscú de Rusia.

San Luis también fichó al extremo derecho Jhon Murillo, seleccionado nacional de Venezuela que jugaba para el Tondela de la liga portuguesa, así como al volante Andrés Iniestra, finalista con Pumas en el Guardianes 2020. En el banquillo, le dieron la confianza de continuar al uruguayo Marcelo Méndez Russo.

kg