Después de un año histórico sin Wimbledon, se espera que el escenario sea diferente este 2021, con una planificación de capacidad reducida. El All England Club se compromete a organizar el campeonato con tres escenarios: a puerta cerrada, con entrada completa de fans y otro con capacidad reducida; este último es el más probable.

De acuerdo a Inside Sports, una edición del torneo genera 336 millones de dólares en ingresos y el año pasado la cancelación no representó un colapso ya que contaba con un seguro.

"No se verá muy afectado. Si tienes que cancelar, es genial tener un seguro. Aún estamos en una muy buena posición, estamos financieramente muy estables. El tenis británico estará bastante bien protegido", dijo el ex presidente del All England Club, Richard Lewis.

Pero la asociación no tiene un tipo de seguro similar para cubrir las pérdidas si el Grand Slam se cancela en 2021.

“Nuestra aspiración es organizar los mejores campeonatos posibles, un evento confiable, de mejores prácticas y seguro, con la salud y la seguridad de todos los invitados, el personal y los competidores siendo nuestra máxima prioridad. Con cinco meses para el campeonato, continuamos desarrollando nuestra planificación detallada de escenarios y trabajamos en estrecha colaboración con el gobierno y las autoridades de salud pública pertinentes para estar al tanto de los últimos desarrollos en la lucha contra el coronavirus”, comunicaron los organizadores.

El club tiene la intención de anunciar una posición mínima en abril, con la capacidad de escalar si las condiciones mejoran. Lo que los organizadores buscan evitar es el escenario del Abierto de Francia del año pasado cuando, después de haber vendido boletos con la esperanza de tener entre el 50 y el 60% de la capacidad total, el torneo finalmente se jugó frente a solo 1,000 espectadores por día.

"Si bien el lanzamiento del programa de vacunación en el Reino Unido es un avance muy alentador, naturalmente, es demasiado pronto para saber cómo afectará esto a la asistencia del público a los principales eventos del Reino Unido".

Los organizadores de Wimbledon no están planeando un cambio inminente al sistema automático Hawk-Eye, pero considerarán "cualquier innovación con interés" después del sistema en el Abierto de Australia. Tennis Australia ocupa tecnología dentro de la cancha para reducir el número de personas presentes. Ya no hay un total de nueve oficiales activos en las canchas de exhibición (o siete en algunas canchas más pequeñas) sino que ahora solo un juez de silla supervisa todo el partido con ayuda electrónica. La medida crea un sistema de toma de decisiones casi instantáneo.

deportes@eleconomista.mx