El enemigo invisible del mundo (Covid-19) hace tanto daño que desde la Segunda Guerra Mundial no existió otra razón de fuerza mayor para cancelar Wimbledon. Pasaron 75 años y este 2020 se cierran las puertas del All England Lawn Tennis Club, pero la organización ya tomaba en cuenta el escenario: el gran torneo está protegido contra el impacto de una pandemia.

De acuerdo con el diario The Times, el evento de las fresas y el césped impecable tiene una póliza de seguro que cubre las pandemias mundiales. La publicación no citó al proveedor de seguros, pero señaló que la cobertura abarca rembolsos de boletos y dará continuidad a la aportación que el All England Club hace a la federación inglesa de tenis (LTA, por su sigla en inglés).

Mientras tanto, The Telegraph citó al vicepresidente de la Federación Alemana de Tenis, Dirk Hordorff, diciendo a Sky Sports Germany: “Wimbledon fue el único Grand Slam con la suficiente visión de futuro como para asegurarse contra una pandemia mundial”.

Wimbledon está fuera. El festival deportivo más grande del verano británico, en el que casi medio millón de espectadores ingresan a las puertas del All England Club cada año. Tampoco puede jugarse a puerta cerrada, como planean algunas ligas de futbol. En este Grand Slam se necesita que los tenistas crucen sus fronteras.

Dejarán que la hierba crezca y que las estampas del recuerdo mencionen la soledad del lugar en su fecha especial.

El año pasado, la agencia global de servicios de marketing McCann London creó tres carteles con momentos históricos de Wimbledon,  bajo el título “Algunas historias viven para siempre”, con la imagen de leyendas del tenis como Althea Gibson, Arthur Ashe y Martina Navratilova. Entre otros momentos emblemáticos de la historia, incluye el lanzamiento del primer satélite artificial, Sputnik, y la caída del Muro de Berlín. Los carteles se exhibieron en la estación del  metro de Wimbledon el último día del torneo. Este año el coronavirus apaga a los grandes torneos del tenis, sin esperanza, sin fans acampando, una escena histórica.

Apenas el año pasado, Wimbledon dio luz a una nueva figura del tenis. Coco Gauff, una adolescente de 15 años que fue la sorpresa internacional. Es una de las más recientes estampas del torneo, ella contra Venus Williams, en ese momento con 39 años de edad, la mujer de mayor edad en el campo. ¿Parteaguas de nuevos ciclos? ¿Qué cambiará en el torneo en el 2021?

¿Qué alternativa hay para no extrañar la sensación de estar en el lugar?

“Imagínate si te puedo regresar en el tiempo”. Así empieza la invitación a Wimbledon Rematch, una experiencia en proyección de 3D que en enero de este año tuvo el visto bueno de los organizadores del torneo.

Antes de explicar más, es necesario estar al pendiente de si los responsables de esto decidirán mantenerlo en pie este año, porque para un fan es un recurso de supervivencia  en lo que pasa la crisis. Al menos, una persona puede conocer la atmósfera que tenía el campeonato y la vida cotidiana en 1980.

En un día de verano británico la experiencia lleva a recorrer el Troubadour Wembley Park Theatre de Londres; ser parte del público de la final Borg-McEnroe en una filmación de 70 minutos, o caminar por la zona de alimentos para conocer la comida de la época y también, mirar el código de vestimenta. A lo largo de cuatro horas Wimbledon Rematch hace una reconstrucción con imágenes de transmisión, actores en vivo, proyecciones y accesorios de época, con experiencias interactivas multisensoriales.

Otra alternativa para calmar el impacto de la noticia es hacer caso a su estrategia de marketing #JoinTheStory, que es también un podcast oficial del torneo a través de The Championships at Wimbledon.

El contenido tiene cinco episodios de momentos históricos del torneo que se insertaron en la coyuntura, desde la creación del torneo en 1877, como la llegada de la tenista Althea Gibson, quien desafió la barrera del racismo en el deporte, o el histórico juego entre Boris Becker y Steffi Graf en un tiempo crucial para Alemania. Son algunos ejemplos, y este año no pasará desapercibido.

Borren de la agenda del 29 de junio al 12 de julio del 2020, una semana que ya no será esperada.

[email protected]