La remontada no llegó. El Real Madrid se quedó esperando el milagro. En medio de un partido polémico y de la mano de su arquero, el cuadro blanco logró salvar su honor, al menos en la vuelta, e igualó 1-1 (3-1 global), resultado que puso al Barcelona en la final de Wembley.

Parecía que los merengues irían con todo en busca de la hazaña. Los de Mourinho sólo mantuvieron el ritmo 15 minutos, en los que fueron incapaces de reflejarlo en el marcador. A partir de ese momento la eliminatoria volvió a la misma dinámica de los primeros 90 minutos, los de Guardiola tuvieron la pelota provocando que Iker Casillas se erigiera como la máxima figura del duelo.

El arquero hizo dos atajadas del tamaño del estadio. Primero a David Villa y después a Messi.

Para el complemento, de inmediato vino una acción polémica. Cristiano se trompicó, cayendo involuntariamente sobre Mascherano, situación que el silbante no tomó en cuenta, marcando una falta y evitando el gol que había conseguido Higuaín contara.

Unos minutos más tarde vino la acción que valió el tanto que liquidó al Madrid. Iniesta tomó una pelota delante de la media cancha, levantó la mirada y puso pelota medida para Pedro, en medio de toda la zaga visitante; el delantero no falló y superó a Casillas.

El tanto de la igualada llegó luego de un exceso de confianza, del que abusaron al tocar de primera en zona de seguridad, perdiendo la pelota, dejando que Ángel di María disparara, reventando el palo y contando con el rebote, cediendo medio gol a Marcelo que en el área chica empujó el balón a las redes.

Tras el empate, todo quedó en aproximaciones, dejando el global 3-1 y teniendo como mayor acción el ingreso de Eric Abidal, zaguero que regresó tras ser operado de un tumor en el hígado.

El Manchester, a firmar el pase a la final

El Manchester United recibe al Schalke 04 en el partido de vuelta de semifinales de la Liga de Campeones, que parece una formalidad, tras haber ganado en Alemania por 2-0.

Sin las intervenciones del guardameta Manuel Neuer, que impresionó a Alex Ferguson, los líderes de la Liga Inglesa habrían podido marcar cinco o seis goles en Gelsenkirchen

Ferguson anunció que no pondrá en juego a su mejor equipo, lo que le permitirá descansar a algunos de sus jugadores de cara al crucial duelo el domingo en Old Trafford contra el Chelsea, en un partido entre el primero y segundo de la Premier, en el que se podría decidir el título.

Pondré a Paul Scholes, Dimitar Berbatov y Michael Owen. Pero voy a dejar a mis jugadores de experiencia en la defensa , precisó.

Ferdinand y Vidic mantendrán su lugar en defensa, para evitar cualquier sorpresa desagradable, pero Ryan Giggs, Javier Hernández y Antonio Valencia, incluso Wayne Rooney, probablemente tendrán descanso.

En caso de eliminación, lo que parece posible tras la desventaja que trae el Schalke 04 del partido de ida, éste podría ser el último partido de Raúl en la Champions, ya que el equipo no tiene seguro un puesto en la próxima edición del campeonato.