Valencia.- Sebastian Vettel (Red Bull) se llevó este domingo en Valencia el Gran Premio de Europa de Fórmula 1, por delante ovocó el enfado de Fernando Alonso.

Gracias a su victoria, el alemán, que salía de la 'pole' y se impuso sin dificultades a sus rivales, se coloca tercero en la clasificación del Mundial, por detrás de los dos británicos.

El protagonista del día fue, sin embargo, Mark Webber (Red Bull), que tuvo una mala jornada. Tras un arranque catastrófico, el australiano, que salía segundo, perdió siete posiciones.

Pero lo peor estaba por llegar y tras pasar por boxes para cambiar una rueda, Webber se encontró detrás del finlandés Heikki Kovalainen (Lotus-Cosworth) y al intentar adelantarle salió disparado por los aires debido a la corriente de aire producida por la aspiración de los coches.

El espectacular percance hizo salir volando al monoplaza de Webber y le obligó a abandonar, aunque milagrosamente ninguno de los dos pilotos salió lesionado.

"Claramente, me sorprendió lo que pasó antes de la curva. Kovalainen frenó, levantó el pie a unos 80 metros de la recta donde desaceleré en la vuelta precedente", explicó Webber.

" Hace falta dos personas para bailar tango. Somos dos en este accidente", irnonizó, mientras que Vettel se mostró contento por el hecho de que no le pasó nada al australiano.

El brasileño Rubens Barrichello (Williams), ganador el año pasado en Valencia, consiguió el cuarto lugar, por delante del polaco Robert Kubica, quinto con Renault, y del alemán Adrian Sutil, sexto con Force India.

Por su parte el español Fernando Alonso consiguió finalmente la octavo posición ante su público, después de que la Federación Internacional de Automovilismo revisara las irregularidades producidas durante la salida del coche de seguridad.

La llegada del coche de seguridad provocó el segundo incidente del día, cuando Hamilton lo adelantó, violando el reglamento, a pesar de que conserva, de momento, su segundo lugar.

El adelantamiento perjudicó sobre todo a Fernando Alonso, que luchaba con Hamilton. El español se quedó bloqueado detrás del coche de seguridad, lo que le dejó rezagado y terminó finalmente noveno.

Por su parte, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) sancionó a nueve pilotos con cinco segundos por no haber desacelerado cuando el coche de seguridad salió a la pista en el Gran Premio de España, disputado este domingo en Valencia.

Los dos de Renault, Robert Kubica y Vitaly Petrov, los Force India de Adrian Sutil y Vitantonio Liuzzi, los Williams de Rubens Barrichello y Nico Hulkenberg, y Jenson Button de McLaren y Sebastien Buemi de Toro Rosso, así como Pedro de la Rosa de Sauber, han sido penalizados por la FIA.

Por su parte, Alonso se mostró enfadado por lo ocurrido en carrera y la calificó "manipulada", ya que el inglés Lewis Hamilton acabó segundo tras doblegar al safety car.

"Por desgracia todo va en contra de nosotros. Parece que permiten todo y es una pena, no por nosotros, las carreras son así, sino por todo el público que ha venido aquí. Los sesenta o setenta mil espectadores que han venido aquí y han visto una carrera manipulada", declaró el asturiano.

"Creo que la carrera era para acabar segundos, pero una vez que salió el safety car, era para que Hamilton acabara el octavo y yo noveno. Pero cuando uno no respeta acaba segundo y el otro noveno", añadió Alonso.

"Debía de ser dificil ver adelantar un safety car y tuvieron que ver mucha imágenes para tomar la decisión", señaló con ironía.

"Iba rodando bien, tercero, por detrás de Hamilton, cuando ha salido el safety. Hamilton lo ha adelantado, cosa que nunca había visto antes. Estábamos separados por un metro; él ha terminado el segundo y yo el noveno", indicó Alonso.

apr