Max Verstappen, de Red Bull, ganó el domingo el caótico y accidentado Gran Premio de Emilia Romagna en Imola, con Lewis Hamilton entrando segundo para Mercedes para conservar el liderato del Campeonato de Pilotos por un solo punto.

La victoria, con una ventaja de 22 segundos, fue la undécima de la carrera del joven holandés en la F1.

"Ha sido un reto mantenerse en la pista, sobre todo al principio, estaba muy resbaladizo", dijo Verstappen sobre una carrera que comenzó con la mayoría de los pilotos usando neumáticos intermedios y algunos optando por los de lluvia. "Creo que lo hemos gestionado todo bien".

Hamilton, ganador del Gran Premio de Bahréin que abrió la temporada, se llevó un punto extra por la vuelta más rápida en una tarde de altibajos para el siete veces campeón del mundo, cuya carrera estuvo a punto de arruinarse por un inusual error.

El británico partió desde la pole pero cayó de la segunda a la novena posición tras derrapar en la grava y chocar con las barreras. Hamilton mantuvo el motor en marcha, dio marcha atrás, regresó a boxes y luchó para volver al podio.

"Por mi parte no ha sido uno de mis mejores días, es la primera vez que cometo un error en mucho tiempo. Pero estoy agradecido de haber podido llegar a la meta", dijo Hamilton, que vio la bandera a cuadros por delante de su compatriota Lando Norris, de McLaren.

Hamilton suma 44 puntos en el Campeonato de Pilotos, frente a 43 de Verstappen, mientras que Norris llegó a 23. Mercedes se mantuvo al frente de la lucha entre los constructores con 60 unidades, frente a 53 de Red Bull.

Sergio Pérez, sin puntuar

El mexicano Sergio "Checo" Pérez, que había largado segundo, terminó en el puesto 12. 

En su cuenta de Twitter "Checo" Pérez admitió que fue una jornada "complicada" para él.

“Muy complicado hoy para mí. Perdí detrás del Safety Car, me penalizaron. En el reinicio tal vez tenía mucha ala, toqué lo húmedo y perdí el auto. Fue mi error", escribió en la red social. “Tendré que volver más fuerte, trabajar muy duro con el equipo. Lo lamento por ellos porque hicieron un gran trabajo”.

Verstappen, que comenzó tercero en la parrilla de salida, tuvo una salida excelente y adelantó de entrada a Sergio Pérez, su compañero de Red Bull, que finalizó la carrera fuera de la zona de puntos.

En esa primera vuelta, Hamilton estimó tras la carrear que los monoplazas de los dos primeros se tocaron, mientras que Verstappen estimó que no creía que hubiera sido así. "Pero debo ver las imágenes", puntualizó el holandés.

Verstappen se mostró muy satisfecho con su victoria en este Gran Premio, en una temporada donde aspira a su primer título mundial y en la que parece el gran rival de Hamilton.

"Estoy muy contento hoy, pero desde mañana retomaremos para seguir trabajando", afirmó el piloto neerlandés.

"Esto es muy prometedor, pero no supone ninguna garantía para lo que venga a partir de ahora", añadió, en alusión a la supuesta mejor adaptación que han tenido los Red Bull a los pequeños cambios reglamentarios para esta temporada, en comparación con los Mercedes, los grandes dominadores de los últimos años.

La carrera fue detenida tras una colisión entre el compañero de equipo de Hamilton, Valtteri Bottas, y George Russell, de Williams, en la vuelta 32. Pero ese no fue el único accidente del día, ya que el canadiense Nicholas Latifi estrelló su Williams contra las barreras y hubo muchos trompos.

Charles Leclerc, de Ferrari, terminó cuarto y su compañero español Carlos Sainz fue quinto, por delante de Daniel Ricciardo, de McLaren.

El canadiense Lance Stroll fue séptimo con Aston Martin, mientras que Pierre Gasly, de AlphaTauri, cruzó la meta octavo, delante de Kimi Raikkonen, piloto de Alfa Romeo. El francés Esteban Ocon se llevó el último punto para Alpine.

kg