Cuatro holandeses, Rafael Van der Vaart, Wesley Sneijder, Arjen Robben y Robin Van Persie, se perfilan como claves para hacer 'fantástica' a la Oranje, pero el técnico Bert van Marwijk todavía no los alineó juntos, algo que puede cambiar ante Uruguay.

La cuestión de montar la construcción ofensiva con esos 'Cuatro Fantásticos' se plantea de ahora en adelante para las semifinales del Mundial, instancia en la que 'Naranja Mecánica' se mide a Uruguay el martes, en el estadio de Green Point de Ciudad del Cabo.

Las lesiones evitaron primero que Robben estuviera disponible y luego que Van der Vaart pudiera ser alineado, por lo que el seleccionador nunca tuvo la posibilidad de armar su ataque con esos cuatro hombres, lo que para Van Persie, podría hacer saltar todas las defensas rivales.

"Con estos tres jugadores a mi espalda, vamos a hacer daño" a las zagas, prometió el delantero centro del Arsenal antes del Mundial, unas palabras que no gustaron a jugadores que se sintieron excluidos del "proyecto" atacante de Holanda, como Dirk Kuyt.

Robben ya está recuperado de su lesión en el muslo, que se dañó a principios de junio, y Van der Vaart, que se quejaba de tener tirones en el gemelo izquierdo días atrás, ya vuelve a jugar. Por tanto, cabe preguntarse qué hará Van Marwijk.

Wesley Sneijder brilla sobre el césped desde que comenzó el torneo y es un elemento imprescindible en el puesto de organizador en el centro del campo.

Robben, por su parte, parece haberse consolidado jugando en la banda derecha incluso si su partido contra Brasil, en cuartos de final (victoria de 'Oranje' por 2-1) resultó menos convincente que sus ratos de juego saliendo como suplente frente a Camerún y Eslovaquia.

Robben, mejor jugador de la Bundesliga 2009-2010, supone un "plus incontestable para el equipo", señaló Van Marwijk sobre el ex jugador del Real Madrid.

En la punta del ataque, Van Persie es una de las decepciones del torneo, por el momento. El jugador del Arsenal fue el mejor jugador holandés en los partidos de preparación.

Pero después de haber estado lesionado buena parte de la temporada, de diciembre a abril, y estar protegido por su entrenador en el club de Londres, el francés Arsene Wenger, el delantero todavía busca su juego.

Criticado por jugar de manera individualista y por estar en el centro de un caso que debería costarle una sanción (por haberse enfadado con su entrenador por haber sido sustituido frente a Eslovaquia), Van Persie ha perdido mucho crédito por ponerse bajo tanta presión.

En este contexto, el principal beneficiado podría ser Klaas-Jan Huntelaar, aunque Van Marwijk parece tenerlo claro.

"Robin tiene toda mi confianza. Mejora en cada partido", afirmó tras el choque ante Brasil el técnico, a quien solo le pueden quedar dudas sobre la identidad de quién jugará como atacante en la banda izquierda.

"Cuando Rafael Van der Vaart está en forma, es indispensable", dijo Van Marwijk en la preparación del Mundial.

Pero en la fase de grupos, frente a Dinamerca, el jugador del Real Madrid, apareció poco cómodo en la izquierda, centrándose demasiado, y complicando su posicionamiento a Giovanni van Bronckhorst.

No obstante, el preferido del seleccionador ha podido sobrevivir. Porque en sus últimos partidos, es el ala derecho Dirk Kuyt quien se ocupó de la banda izquierda, contra natura pero con buenos resultados.

El jugador del Liverpool presenta la ventaja de ser incisivo, y de trabajar mucho en la recuperación del balón, pero el inconveniente es que tiene menos creatividad y menos espectacularidad que 'VDV'.

Ante Uruguay, Van Marwijk tendrá que elegir entre sus favoritos del corazón y los de la razón, es decir, entre alinear a los 'Cuatro Fantásticos', como piden los aficionados, o repetir la fórmula actual, austera pero que ha demostrado ser efectiva.