Jérémy Ménez se encontró con 13.2 millones de resultados en la web con el término “Club América”. El delantero francés reconoció en su primera entrevista después de haber fichado con el equipo azulcrema, que conocía muy poco sobre el futbol mexicano, tuvo que recurrir al Internet, buscar el nombre del equipo que le había mandado una oferta de contrato a su representante e incluso su investigación fue más allá, y consultó a su compatriota que juega para los Tigres.

André-Pierre Gignac ha sido referencia de primera mano para Andy Delort, Timotthée Kolodziejczak y, finalmente, para Ménez, el último jugador europeo que llegó al futbol mexicano y que en los últimos cinco torneos cortos suman 10 futbolistas nacidos en el continente europeo.

“Considerando cómo es el futbol europeo, con una idiosincrasia diferente a la latina, supuestamente, el futbolista europeo es considerado con otro nivel de trabajo, profesionalismo y responsabilidad; entonces, puede ayudar a los jugadores jóvenes como una especie de ejemplo”, reflexiona Alex Aguinaga sobre el principal aporte de los jugadores europeos a la Liga MX.

Los jugadores procedentes del viejo continente tienen su mejor aceptación en México, al menos por el número de elementos y el monto de inversión  que han significado para los clubes. Tigres, América, Cruz Azul y Pumas han gastado 26.2 millones de dólares en seis transferencias de jugadores europeos, el resto de las tres operaciones se hicieron bajo el estatus de préstamo (Atlas con Ravel Morrison) o sin costo, ya que los jugadores terminaron contrato con su anterior club.

La cifra de jugadores europeos en la Liga MX, supera la que se estableció entre el 2010 y el 2013, cuando en un periodo que comprendió seis torneos cortos, llegaron seis jugadores europeos al futbol mexicano. Para el torneo Clausura 2018 la cifra puede crecer, ante las posibilidades de nuevos jugadores europeos que puedan llegar a México.

“Es un poco moda, como en su momento fueron los chilenos, paraguayos, ahora los peruanos. Después de lo que logró Gignac, es común que más equipos apuesten a eso, aunque hay que ver que André-Pierre llegó después de una muy buena temporada”, explica Miguel España, sobre la calidad de los refuerzos europeos al futbol mexicano.

Los futbolistas europeos que llegaron a México al inicio de la década, lo hicieron con más de 30 años de edad, en cinco de los seis casos; no se pagó monto de traspaso por ninguno y el plazo de los contratos se limitaba a un año de duración.

Actualmente, el estatus de los refuerzos foráneos, además de un mayor monto de inversión, ya no sólo se reducen a jugadores españoles, la llegada de Gignac al futbol mexicano convirtió a los franceses en la segunda nacionalidad europea con más presencia en la Liga MX.

“Todos tiene calidad, aunque el tema pasa porque no están en su mejor momento y se tiene la posibilidad de contratarlos por un monto menor, porque aunque algunos equipos mexicanos tienen el potencial económico para traer a un jugador (europeo), no tiene la capacidad para traer a los futbolistas en su mejor momento, como para los jugadores aún no es atractivo venir a México, quizá porque no conocen la dimensión del futbol mexicano”, señaló Alex Aguinaga, analista para Fox Sports.

Gignac es el ejemplo del fichaje ideal desde Europa. Llegó con la carta de libertad de su antiguo club, Olympique de Marsella, firmó un contrato por cuatro millones de euros anuales con Tigres y es el único jugador europeo que llegó con la etiqueta de campeón de goleo de Francia (2009) y subcampeón de goleo (2015). Sus compatriotas Andy Delort (campeón de goleo en segunda división) y Timotthée Kolodziejczak, también llegaron con estatus de campeones, el defensa de los Tigres se consagró dos veces con Sevilla en Europa League.

Sin embargo, existen casos donde por el solo hecho de proceder de Europa se cotizan mejor, como Edgar Méndez (español del Cruz Azul), cuyo fichaje costó 5.9 millones de dólares, no ha ganado ningún título, y su experiencia se resume a su paso en Primera División por Granada y Alavés. Su mejor rendimiento consta de ocho goles en una temporada.

Para Miguel España una de las razones para la cotización de los jugadores europeos tiene que ver con que el futbol mexicano es “una Liga importadora y los equipos responden a las condiciones del mercado, donde los futbolistas europeos tiene un estatus mayor. Además, falta un trabajo de formación, donde los equipos preparen a los jugadores. Los refuerzos que llegan se supone tiene calidad, aunque deben hacer diferencia, se debe analizar el tipo de jugadores que llegan”, sostiene el especialista para TDN.

Ménez ha jugado 307 minutos en el último semestre, y de su mejor momento futbolístico hace ya más de dos años, cuando terminó quinto en la clasificación de goleo individual en Italia, cuando jugaba en Milán y marcó 16 goles.

América pagó 300,000 dólares por su traspaso y sólo tiene contrato por un año.

“No se me hizo extraño, pero sí me sorprendió porque no me lo esperaba. Vi que era el club más grande de México al igual que la afición y ahí decidí que era un proyecto muy interesante”, expresó el último refuerzo europeo en llegar a la Liga MX.