Marian Vajda es un extenista eslovaco, cuyo mayor logro durante su carrera fue posicionarse como número 34 del ranking mundial de la ATP.

Al no tener una sobresaliente carrera en el circuito, desde el 2006, encontró que su futura profesión estaba enfocada en entrenar tenistas, convirtiéndose en el mentor de Novak Djokovic.

Desde el 2006, Vajda se volvió un pilar de la carrera del tenista serbio, pues el mismo Djokovic ha reconocido que son como familiares y que a pesar de la relación laboral existe un gran cariño por la larga relación que han mantenido durante su carrera.

A pesar de la buena relación entre ambos, en mayo del 2017, Marian dejó de ser su entrenador, pues tuvo problemas con el tenista por su baja de juego tras haber logrado 12 títulos de Grand Slam, 30 Masters 1000 y posicionar al serbio como número uno del mundo.

“Hemos logrado mucho juntos, un éxito increíble. Cuando conquistas los cuatro Grand Slams te preguntas qué más podrías lograr a nivel profesional. Boris Becker mencionó a finales del 2016 que Djokovic no estaba realmente concentrado en el tenis, que ya no era su prioridad.

“Novak es fantástico, siempre trató de lograr lo máximo como profesional, pero quería dedicarle tiempo a su familia. Hay otro lado de la vida, y Novak es como todos nosotros, un ser humano”. Comentó Vajda en una entrevista para el portal Novosti.

Tras romper relación con Marian, Djokovic eligió como nuevo entrenador a Andre Agassi, con quien durante su primer Grand Slam en Roland Garros fue eliminado en Cuartos de Final. Después, a causa de un problema en el codo, tuvo que retirarse de Wimbledon y de la temporada 2017. El inicio del 2018 fue lejos de lo esperado, al ser eliminado del Australian Open en octavos de final y despedirse de los Masters 1000 de Miami e Indian Wells en primera ronda, lo que provocó que rompiera relación con Agassi a tan sólo meses de haber comenzado a ser su entrenador.

Tras la lesión en el codo y no poder retomar su mejor nivel, Novak confesó haber pensado dejar el tenis, por lo que el se vio en la necesidad de regresar a sus orígenes y retomar las claves que previamente habían causado el éxito, de modo que Marian Vajda volvió a entrenar al serbio.

“Novak me envió un mensaje preguntándome qué pensaba sobre su nivel de juego. ¡Eso es inteligente! ¿Qué podría responderle después de un descanso de un año? No esperaba la invitación para volver. Novak para mí es un campeón y sólo lo veo así. Le pedí que me dijera honestamente si en realidad quería que volviera. Si él tenía alguna duda, yo no estaría allí. Pedí unos días para pensar y hablar con mi familia. Pero inmediatamente regresé con él”, sostuvo Vajda.

El 2018 se convirtió un año de récord para Djokovic, al ser el primer tenista en la historia del ranking ATP en comenzar el año fuera del Top 10 de jugadores y terminar en el número uno, situación provocada en gran parte por el retorno de Vajda, quién tras su regreso apoyó al serbio para obtener Wimbledon y el US Open, los últimos dos Grand Slams del año.

Sobre recuperar a quien fue entrenador durante toda su carrera, Djokovic expresó su emoción: “Me pone contento ver a Marian de regreso en mi banco. Vengo de un período difícil y él me conoce como nadie, más que cualquiera con quien haya trabajado. Es un amigo, lo extrañaba”.

Tras el último triunfo del tenista serbio en el Abierto de Australia contra Rafael Nadal, que le significó convertirse en el máximo ganador histórico del torneo con siete trofeos, durante la ceremonia de premiación el serbio no se olvidó de reconocer la importancia que tiene su cuerpo técnico para poder concretar sus objetivos.

“Quisiera agradecer a mi equipo por su apoyo. Este es un deporte individual, pero ellos siempre están detrás de mí ayudándome. Me toleran en mis días malos y ustedes son los encargados de llevar a cabo la exitosa fórmula con la que estamos trabajando muy bien. Marian, muchas gracias por haber regresado a mi equipo”, dijo Djokovic.