Javier Kalimán Guzmán sabe que cuando Cruz Azul enfrenta a Chivas no hay margen de error porque está en juego el orgullo. El ícono del cuadro cementero, quien brilló en la década de los 70 alcanzando cinco campeonatos, charló con El Economista, recordó cómo se vivían los duelos ante El Rebaño y compartió su decepción y preocupación por el actual desempeño de La Máquina.

El ídolo del club que hoy dirige Guillermo Vázquez sentenció que desde que él defendía la casaca azul, se tiene claro que estos partidos son importantes porque se tienen que ganar, es como una obligación .

Si bien el exdefensa central aceptó que en este tipo de enfrentamientos hay un poco de presión , también aseguró que con el trabajo se puede manejar ese aspecto. Lejos de recordar un momento en que las emociones lo hayan rebasado ante Guadalajara, hizo memoria y presumió: El recuerdo que tengo con Chivas es que les metimos una vez 7-0. Fue un partido en el que ellos salieron desorientados, para abajo, con poco entusiasmo. Los agarramos en un mal día, y te hablo de ese Guadalajara en donde estaba Chava Reyes .

Pero Guzmán deja abruptamente a un lado los recuerdos y se ubica en la actualidad cementera, la cual le preocupa de cara a un juego de este tipo. Yo voy a todos los partidos y por eso hablo. Los veo muy apagados, bajos en su juego. Hay que echarle más ganas, ponerle más entusiasmo. Es una falta de profesionalismo, de responsabilidad, porque Cruz Azul necesita gente que se entregue, que luche, que pelee .

En los últimos 15 años, el ícono de La Máquina ha sufrido innumerables decepciones y advirtió que de no modificar su actitud y nivel de juego podrían sufrir el domingo.

En caso de seguir así, irían directos a la derrota, porque Chivas tiene con qué ganarle a Cruz Azul , concluyó.

[email protected]