El volante Carlos Sánchez es el primer jugador que recibe la tarjeta roja durante el Mundial de Rusia-2018. Fue expulsado al minuto 3 del encuentro luego de haber tocado el balón con la mano dentro del área, lo que determinó además la sanción de un penal que el japonés Shinji Kagawa transformó en gol.

Esa acción encaminó el partido que los asiáticos ganaron por 2-1 ante Colombia. 

Jugar con un hombre menos condicionó el partido y su desarrollo y aunque los sudamericanos lograron empatar antes de terminar la primera mitad, Japón se adueñó del partido y en el segundo tiempo liquidó el partido.

Al minuto 39, Juan Quintero dio esperanzas a los colombianos. Tras una falta en los linderos del área, el jugador ejecutó un tiro libre por abajo de la barrera (que saltó) y el balón se incrustó en la portería japonesa. Fueron los mejores minutos de los cafetaleros.

Pero al 73, tras un tiro de esquina, Yuya Osako se levantó entre tres defensores colombianos y remató de cabeza para rematar y liquidar el partido. El resto del partido fue controlado por los japoneses y aunque Colombia empujó, no fue suficiente.