Compartir los valores del movimiento olímpico (espíritu de competencia, la búsqueda de la excelencia, un sentido del Fair Play y la construcción de un mundo mejor) son algunos de los puntos fundamentales para convertirse en socio o patrocinador del Comité Olímpico Internacional (COI) y de las competencias que se deriven del organismo.

Y mantenerse dentro del grupo de los patrocinadores mundiales de JO, el nivel más elevado de patrocinio, cuyo costo estimado es de más de 70 millones de dólares cada uno, es uno de los retos que algunas empresas han decidido asumir .

Es por ello que marcas como Coca-Cola, que para este 2012 patrocinará los JO de Londres, mantendrá su patrocinio con la justa veraniega por lo menos hasta el 2020, pese a las críticas que ha recibido de asociaciones médicas por los productos que comercializa, al argumentar que son dañinos para la salud y no compatibilizan en nada con el movimiento olímpico.

Entendemos las críticas, pero nosotros tenemos una filosofía muy simple y a la vez muy profunda, que es el programa Viviendo Positivamente, el cual tiene siete pilares y uno de ellos es fomentar la actividad física, nosotros sabemos que lo importante con el consumo de alimentos es mantener el balance de energía , aseguró a El Economista José Luis Basauri, director de marca de Coca-Cola México.

Según Basauri, la alianza, que comenzó en los JO de Amsterdam en 1928, ha ido transformándose a través de los años.

Eso ha evolucionado muchísimo. Cuando empezaban las alianzas era más un soporte moral, así se iniciaba. Ahora es completamente distinto, en una alianza nos involucramos ambas partes en la creación de los planes y en buscar el beneficio para ambos , afirmó.

Por último, explicó que es justo este retorno de beneficio que le ha dado la unión con JO, lo que los hace querer seguir patrocinando al COI. La idea es seguir asociados con empresas que compartan nuestros valores y el COI es una de ellas , dijo.

cristina.sanchez@eleconomista.mx