No importa que Monterrey tenga un plantel lleno de figuras, el segundo más caro de la Liga. Tampoco que el club que dirige Antonio Mohamed haya sido protagonista en los últimos torneos, con dos finales de Liga y una de Copa MX incluida. La realidad es que Rayados lucen irreconocibles sobre la cancha, sitio en el que suman 15 de 33 puntos posibles, cosecha que los mantiene con hilos en zona de liguilla en la octava posición. Con esta misma plantilla, los regiomontanos lograron ser líderes y sublíderes en los dos campeonatos anteriores.

Además de que La Pandilla ha dejado de hacer valer su estadio (en el que tiene marca de una victoria, tres empates y una derrota), la racha de un triunfo en sus últimos seis compromisos de Liga, y la eliminación de la Copa MX a manos de Querétaro, y las decisiones de Mohamed a la hora de armar su equipo titular, dejan ver que “el vestidor está partido”, según dijo a este diario Alberto Macías, ex futbolista que vivió sus mejores épocas con Toluca, club en el que logró tres títulos, y que militó en clubes como América, Cruz Azul y Atlante.

“No puede ser que un futbolista se olvide de jugar de la noche a la mañana”, expuso el ex defensa central, quien apoya su hipótesis de que el vestidor está roto al ver el mensaje que mandó el técnico de Monterrey dejando claro “que no hay privilegios”.

En su última presentación ante Santos, el Turco dejó en la banca a figuras como Dorlan Pabón, Carlos Sánchez y Hugo González. Además, dejó fuera de la convocatoria a Jonathan Urretaviscaya y José María Basanta, este último su capitán.

“Quizá lo ha hecho para que no se sientan indispensables ante una baja de juego, situación que termina por molestar al jugador”, expresó Misael Espinoza, exfigura de Rayados, conjunto con el que obtuvo un campeonato en 1986. El exdelantero no quiso asegurar que la relación entre el plantel y el cuerpo técnico esté rota, pero sí aceptó que “algo hay que arreglar en el vestidor y mucho en la cancha porque este equipo no puede jugar tan mal”.

Tras ser cuestionado sobre las posibilidades de que pueda arreglarse la relación entre jugadores y entrenador, de acuerdo con su experiencia como futbolista profesional, Macías expuso que “va a ser muy complicado recuperar este grupo, porque son jugadores que han tenido éxito, que llegaron a finales pero no las ganaron, y eso genera mucho desgaste”, opinó Alberto, quien compartió que en alguna etapa de su carrera vivió una situación similar y el grupo de futbolistas se encerró, expusieron diferencias y al final los que no estaban convencidos de lo que la mayoría buscaba “se hicieron a un lado”.

En algunos casos cuando se rompe la relación o el buen juego hay caminos para sanar la relación y la confianza entre el entrenador y sus jugadores. Uno de los casos más exitosos fue Pachuca, cuando el entrenador Enrique Meza llevaba un mal paso por el torneo de Liga, varias derrotas consecutivas y se especuló sobre su cese, pero la directiva aguantó, los jugadores se mantuvieron en la línea de trabajo y unos meses después (en diciembre del 2006) se coronaron campeones de la Copa Sudamericana en Chile ante Colo-Colo.

El psicólogo y catedrático del Instituto Politécnico Nacional Jesús Estrada Salas explicó que el panorama para Rayados en el resto del Clausura 2018 no es halagador porque cuando cualquier grupo de personas “no trabaja con vocación y convicción, el rendimiento no es el mismo”. El especialista agregó que para Mohamed será “difícil que en el resto del torneo exista una armonía de grupo”, porque bajo las circunstancias actuales “en el jugador siempre va a existir un malestar que le impedirá rendir a 100 por ciento”.