Una nueva tensión rompe la delgada línea entre la NBA y China. Este jueves, el país asiático ha decidido cortar las transmisiones de los partidos de Boston Celtics dentro de su territorio, luego de que el jugador Enes Kanter calificara al presidente chino, Xi Jinping, de “dictador brutal” en redes sociales, en alusión a sus políticas represivas en el Tíbet.

De acuerdo con New York Times, la plataforma Tencent, encargada de transmitir la NBA en China, ha dejado de ofrecer los juegos de los Celtics a raíz de este comentario, lo que ha despertado la tensión que inició hace dos años, cuando Daryl Morey, el gerente general de los Houston Rockets en ese momento, tuiteó (y luego eliminó rápidamente), su apoyo a protestantes políticos en Hong Kong.

En otras ocasiones el jugador de los Celtics ha expresado sus opiniones políticas. En enero de 2019, la Fiscalía de Estambul solicitó a Estados Unidos la extradición del pívot, acusado de vinculación a una organización terrorista, tras sus comentarios contra el régimen del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. En consecuencia, los partidos de la NBA en los que aparece Kanter no son televisados en Turquía, cuenta el diario EL PAÍS.

El comisionado de la NBA, Adam Silver, ha recalcado su interés por restablecer los negocios entre la liga y China no solo por los ingresos propios, sino para utilizar al deporte como “una puerta” de comunicación entre Estados Unidos y algunos territorios con diferentes esquemas políticos.

“A medida que han pasado los años, la NBA ha aumentado su presencia en China, pero siempre, hasta una historia muy reciente, en el estímulo del Departamento de Estado, de varias administraciones, nuevamente, de ambos lados del pasillo. Ha sido visto como algo realmente positivo que estemos exportando valores estadounidenses a China a través de la NBA”, destacó Silver previo al inicio de la temporada 2021-22.

El suceso de Daryl Morey en 2019 provocó un apagón para la liga en la nación más poblada del mundo, pero los juegos finalmente regresaron con Tencent en 2020, pero no al proveedor de televisión estatal china (CCTV), a excepción de dos partidos durante las Finales de la NBA en 2020.

Después del tuit de Morey, las consecuencias fueron inmensas y los patrocinadores, siguiendo el ejemplo de CCTV, retiraron su respaldo a los juegos de pretemporada que se celebraron en China en 2019 entre Lakers y Nets. La NBA estimó que la relación tensa con los chinos y la pérdida de los derechos de transmisión significaron que la liga perdió alrededor de 400 millones de dólares en ingresos solo durante la temporada 2019-20.

deportes@eleconomista.mx