Inició su carrera como torero de a pie, incursionó en el arte del rejoneo y después compró la dehesa del extinto Gonzalo Vega en 2010 para emprender la aventura de criar toros de lidia debutando triunfalmente en 2015 con la friolera de 7 orejas cortadas a sus toros.

Es Enrique Fraga, Matador en el retiro y ganadero quien dijo sentirse “Feliz, muy contento con todo lo que conlleva echar el primer toro de la Temporada, en una plaza tan importante como La México, de mucha responsabilidad y con el corazón apretadito”, comentó.

Gran conocedor desde todos los flancos de la fiesta brava, Fraga charló con El Economista sobre los mitos y realidades que circundan a los toros bravos, desde su comportamiento hasta lo que se dice en los mentideros taurinos.

“Hay toros buenos, hay toros malos. El toro mete la cara igual en las ancas o el pecho de los caballos, que en el capote o la muleta. No hay como tal un toro exclusivo para el toreo a pie o a caballo, son inventos de algunas gentes y el burel bueno, simplemente lo es; debe ser bajito, meter la cara, tener buenas hechuras y no precisamente por ser alto no es bueno para la lidia a pie o a caballo, es bueno por su forma de embestir, en eso ayudan las hechuras y sencillamente los toros malos no le sirven a nadie”, afirmó.

El ahora ganadero mostró su satisfacción de que sus discípulos serán lidiados por una gran figura del rejoneo mundial como Diego Ventura, quien ya cortó un rabo en Las Ventas de Madrid, España, pues confía en que él hará lucir “lo mucho o poco que tengan”  y abogó por que sus toros sirvan al torero de La puebla del Río para que desarrolle “toda esa capacidad que tiene”.

En esta ocasión mandó tres ejemplares de origen Parladé, ‘Fantasma’, número 82, ‘Incansable’, herrado con el 58 y un sobrero de nombre Cantaclaro y que lleva el 86 en sus lomos: “llevamos tres para cubrir cualquier imprevisto, que nunca falta, así lo pide la empresa con base en el alto nivel de la plaza y ya están allí”, dijo.

Por último el escrupuloso criador habló de sus sentimientos a lo largo de su paso por el mundo del toreo: “Son emociones diferentes. Como torero la preparación es con base en la fortaleza física y mental; como rejoneador creo que hay intensidad todavía mayor pues hay que estar encima de muchos caballos y tenerlos igual o mejor preparados que uno, y ahora, como ganadero preparas un toro desde antes de nacer, con la cruza del toro semental, cuando nacen, alimentarlos, asistirlos en cuanto a sanidad y caminar muchas horas por los potreros. Luego los embarcas y pones todo el entusiasmo para que ellos hagan lo mejor en tu nombre, embistan y pongan en alto el nombre de tu ganadería para ver redituado todo el cariño que les pones desde mucho antes de que nazcan”, finalizó.

El cartel para esta primera corrida de la Temporada Grande 2018-2019 lo integran el rejoneador Diego Ventura y los matadores a pie, Enrique Ponce, Octavio García El Payo y Luis David Adame, quienes habrán de enfrentar toros de Enrique Fraga y Barralva a las 16:30 horas.