Gilberto Yearwood es la voz de la clase baja del Mundial. Son las naciones rezagadas y a las que muy probablemente la Copa les dure un suspiro. El Profesor, como se le conoce al excentral de Honduras en España 1982, admite que a este grupo , el último del estrato social del torneo, se le debe denominar participantes .

Hay que ser realistas, de 10 partidos que Honduras juegue contra España, seguro pierde nueve, pero esto es futbol y todo puede pasar , advierte en charla con El Economista.

Los datos nos dicen que en Sudáfrica, al menos cinco selecciones llegan con un pasaporte que tiene por sello víctima .

Sudáfrica, el país anfitrión, es el 90 del mundo y es la Selección 21 de África. Honduras es la nación 40 del planeta, Nueva Zelanda es 78; Argelia, 31, y Corea del Norte, 106 del mundo y la 17 de Asia.

En naciones como la nuestra (Honduras), el futbol lo es todo. Hay pocas cosas que festejar y por eso cuando se logró estar en Sudáfrica hubo una fiesta de seis días , advierte.

Los catrachos compartirán grupo con España, Chile y Suiza. Lo hermoso de este deporte es que nadie nos puede quitar ilusiones de trascender.

Honduras ha madurado desde aquel Mundial del 82 y lo mejor es lo que hemos aprendido en ese lapso , advierte Yearwood.

Para naciones como Honduras o Corea del Norte, ésta es una forma de darnos a conocer en el Mundo. Por ejemplo, nosotros venimos de una crisis política muy fuerte, pero lo único que es capaz de unir cualquier clase social en Honduras es el futbol .

Gilberto advierte que desde 1982: Jamás había visto a mi país tan contento y con tanta algarabía . Aquella ocasión empató con España e Irlanda del Norte y fue eliminado tras caer ante Yugoslavia.

La historia no ha cambiado mucho desde aquella ocasión. La casa de apuestas Bwin coloca a Honduras en el último lugar de su grupo superado por España, Suiza y Chile.

Nosotros haremos nuestra lucha para entrar al grupo de competitivas, el mismo caso de equipos como Nueva Zelanda o Corea del Norte , sentencia vía telefónica El Profesor Yearwood.

La última gran sorpresa en un Mundial fue la de Senegal en Corea-Japón 2002 y antes la de Camerún en Italia 1990. Luego han venido historias naturales como las goleadas que se han llevado Grecia (EU 1994), Jamaica (Francia 98), Togo y Trinidad y Tobago (Alemania 2006).

Gilberto advierte que pese a que las distancias deportivas se han acortado: Hay cosas que nunca terminarán, es como una ley natural, deben existir potencias. Pero alguna vez Honduras en la Copa América del 2001 ya le ganó a Brasil . Son pocas las veces en que se puede escribir un cuento de hadas, pero no es imposible.