Reconocimientos. Bastantes. Un codiciado lugar en los registros históricos de la Major League Baseball está garantizado con un juego perfecto. Veintisiete turnos de dominar adversarios, marcar 27 outs, secarse el nerviosismo acumulado por debajo de la gorra… El momento cumbre de todo pitcher en el rey de los deportes y el efecto inminente de una mejora salarial o, por lo menos, no devengar menos dinero del que hasta ese momento es acreedor.

De acuerdo con datos consultados por parte de El Economista en los que se tomaron las referencias monetarias de USA TODAY, de los más recientes cuatro lanzadores anteriores a Philip Humber que tuvieron un juego perfecto en Grandes Ligas, en dos de ellos, Roy Halladay y Dallas Braden, es perceptible una mejora en su sueldo al año siguiente de haber logrado la proeza.

El caso de mayor contraste es el de Braden. Zurdo de 29 años que deslumbrara el 9 de mayo del 2010, cuando con Athletics de Oakland hizo lo propio sobre Tampa Bay, por 4-0. En aquel concurso, en que su récord fue de 11 victorias y 14 derrotas, cobraba 420,000 dólares. Para el 2011 se hizo acreedor a 3.35 millones de dólares, idéntica cantidad a la que recibirá este 2012.

Halladay y Johnson, arriba de 15 millones de dólares

Considerado por expertos en beisbol como uno de los mejores serpentineros, Roy Halladay dio muestras de calidad desde sus comienzos en la MLB con Toronto. El nacido en Denver hace 34 años lució el 29 de mayo del 2010 en la victoria de Filadelfia 1-0 sobre Florida y pasó de obtener 15.7 millones de dólares esa campaña a 20 millones los años posteriores. En esa temporada, Halladay llegó a Phillies procedente de Blue Jays, a quienes pagaron 6 millones por la transferencia. Al final, el pitcher derecho obtuvo 21 victorias y 10 traspiés. Cabe recordar que en los playoffs 2010 se apuntó un sin hit en la serie divisional frente a Reds de Cincinnati.

Por su parte, Randy Johnson ya era un lanzador veterano de renombre en la MLB cuando cumplió con el juego perfecto con Arizona (18/05/2004) frente a Atlanta, por 2-0. Su salario era de 16 millones de dólares (el máximo que cobró). Al certamen siguiente, con 41 años, fue adquirido por Yanquis, los cuales le mantuvieron su percepción económica. El espigado torpedero culminó el 2004 con marca de 16-14.

La posibilidad de que Philip Humber, pitcher perfecto el sábado pasado con Chicago White Sox (4-0 frente a Seattle), incremente de manera loable su sueldo para el 2013 es alta si nos apegamos a los criterios ya mostrados. En el 2012, el ingreso económico del egresado de la Universidad de Rice, y que en el 2011 tuviera récord de 9-9, será de 530,000 dólares. El diestro de 29 años no tiene contrato futuro con los de la ciudad de los vientos.

[email protected]