Al final todo se decidirá entre los dos equipos con más historia de la NBA. La final deseada por la afición y por la misma Liga pone en la duela a Boston y Los Ángeles, Celtics y Lakers. Un clásico que tiene elementos de sobra para convertirse en una serie inolvidable.

En las arenas del Staples Center y el Boston Garden, se batirán en un duelo a muerte las míticas escuadras amarilla y verde, los conjuntos que más títulos ostentan en sus vitrinas y los que más veces se han enfrentado en la última instancia.

Boston domina la NBA con 17 estrellas alcanzadas, mientras que los dirigidos por Phil Jackson tienen 15 coronas. Si los pronósticos se cumplen los Lakers, los actuales campeones, se pondrían a un título del cuadro de Boston y tendrían la revancha anhelada, luego de que, en el 2008, los comandados por Paul Pierce, los marginaran del título.

Según la casa de apuestas Bwin, el cuadro de Los Ángeles es favorito para ganar el campeonato en siete encuentros. Por cada dólar apostado, el sitio de Internet paga 1.5 a los Lakers, mientras que para Boston otorga 2.65.

Los Lakers ingresan a la final como el equipo más caro de la Liga. Su nómina alcanza un valor de 91.25 millones de dólares. Además, cuentan con jugadores consolidados como Andrew Bynum, Ron Artest, Pau Gasol y su líder Kobe Bryant, quién es el jugador mejor pagado de la Liga, al percibir un salario de 23.3 millones de dólares.

Mientras que la escuadra que dirige Doc Rivers tiene como piezas claves a los veteranos Paul Pierce, Ray Allen y Kevin Garnett. Es Pierce, el jugador referente del equipo, quién nunca ha salido de la institución que suma 12 años en el plantel, la pieza más valiosa de Boston con un salario anual de 19.7 millones de dólares que superan por 1 millón las ganancias de Allen.

Hoy comienza la edición número 12 de una final entre Boston y Lakers. Los Celtics han inclinado la balanza a lo largo de la historia. En nueve ocasiones, se han levantado con el título, con un récord de 8-0 en sus primeros enfrentamientos, mientras que Los Ángeles ganaron en 1984-85 y 1986-87.

Un duelo de revancha, de tradición e historia.