Ricardo Ferretti es una leyenda para Tigres y para todo el futbol mexicano y prefiere mantenerla viva y no guardada en los libros de historia. Al concretar su llegada a la dirección técnica de Bravos de Ciudad Juárez también ha confirmado que cumplirá 30 años ininterrumpidos dirigiendo en el futbol mexicano, algo que ni siquiera Ignacio Trelles logró.

El ‘Tuca’ empezó su carrera como entrenador el 15 de septiembre de 1991 con Pumas, donde se acababa de retirar como jugador tras haber ganado el tercer campeonato de liga de la institución. Entró como interino, pero terminó siendo su trampolín para una longeva trayectoria.

Este 2021 cumplió 11 años en la dirección técnica de Tigres, su quinto club en México tras Pumas, Chivas, Monarcas y Toluca. Esto lo convierte en el segundo entrenador con más tiempo en un solo equipo en el futbol mexicano, solo detrás de los 13 años de Javier De la Torre con Chivas entre 1960 y 1973.

El promedio del ‘Tuca’ con Tigres fue de un título por año, destacando que, con él, la institución ganó el 71% de sus ligas y el 50% de todos sus campeonatos en primera división (incluyendo internacionales amistosos). Es decir, antes de la era Ferretti 2010-2021, Tigres había ganado 11 de los 22 títulos que actualmente ostenta.

Sonaba que era el mandamás al interior del club, pero no: “Tenía mucho poder y peso, pero de eso a que fuera dueño del equipo o que tuviera las llaves del estadio, no. Sí pesaba, pero en general él, Miguel Ángel Garza y Alejandro Rodríguez formaban un trío exitoso y hasta ahí. Sí tenía mucho peso pero siempre apoyado por los dirigentes”, describe a este diario René Fernández, reportero de Televisa Monterrey con 16 años cubriendo a Tigres.

A pesar de los éxitos, la afición demostraba su descontento a Ferretti por su estilo de juego; se pedía explotar más el arsenal ofensivo. La gota que derribó al ‘Tuca’ fue el año 2021: no hubo liguilla ni renovación y llegó un nuevo presidente, el ex americanista Mauricio Culebro.

“Antes de que llegara Culebro, ‘Tuca’ ya nos había dicho que su renovación contractual estaba en pie, que ya era algo que le habían dicho Garza y el ingeniero Rodríguez. Luego llegó Culebro y no se dio la firma, después de eso, en varias conferencias, Ferretti siempre tocaba el tema de que él había dado su palabra y la directiva también (para la renovación).

“Sí hay una fractura evidente, notoria, en la relación del ‘Tuca’ y la directiva, que al final le costó el no renovar. Una relación exitosa de 10 años se fracturó, porque si hubiera acabado en buenos términos, él ya no se hubiera presentado (al final del torneo) y apenas un día después de su despedida (en Tigres) fue presentado en Juárez. La relación Culebro-‘Tuca’ no era tan buena”, agrega el periodista.

Entonces apareció Bravos de Juárez, el sexto equipo del brasileño en una trayectoria de 29 años y ocho meses en la que ha ganado 14 trofeos en total. Al igual que cuando inició su tercera etapa con Tigres, en mayo de 2010, llega a un club con problemas porcentuales que, en la actualidad, no le significarían un descenso, sino una multa entre 33 y 80 millones de pesos.

El equipo fronterizo fue el quinto con menor valor de plantilla de la Liga MX en el torneo Guardianes 2021, con 31.7 millones de dólares, de acuerdo a Transfermarkt, menos de la mitad del valor de Tigres: 67.4 millones.

Su jugador más caro, el delantero paraguayo Darío Lezcano, vale casi la quinta parte del nuevo refuerzo francés de los regios, Florian Thauvin (4.2 millones de dólares contra 20.7), por lo que es evidente que Ferretti no tendrá el mismo presupuesto alto que le caracterizaba en Nuevo León.

Eso se nota también en su sueldo: de acuerdo con el medio RG La Deportiva, el entrenador de 67 años ganará en Juárez FC dos millones de dólares, casi la mitad de los 3.8 que llegó a ingresar con Tigres en su último año. Pese a ello, quiere seguir vigente y encarar un nuevo reto de “darle estabilidad” a Bravos, como mencionó en su conferencia de presentación.

De seguir así, busca superar el periodo activo de Raúl Cárdenas y Nacho Trelles, quienes dirigieron durante 32 y 41 años, respectivamente, aunque con periodos interrumpidos sin equipo o porque tomaron las riendas de la Selección Mexicana. Ya en noviembre de 2018, el brasileño se convirtió en el técnico con más juegos dirigidos en el futbol mexicano con 1,082, superando los 1,081 de Trelles.

“Soy de pocas palabras, lo que me gusta es trabajar, trabajar y trabajar”, expresó el timonel en su primer día en Bravos. Pese a los 1,176 kilómetros que separan a la zona metropolitana de Monterrey de Ciudad Juárez, el entrenador mantiene una fuerte conexión.

Ferretti posee propiedades en San Pedro Garza García, el municipio más lujoso de Nuevo León, y también en ese estado se convirtió en padre, de nueva cuenta, hace tres años. Incluso en el reciente periodo electoral del 6 de junio votó en el municipio de Santa Catarina, donde residió mientras dirigía a los Tigres. “Es un técnico que se ha arraigado mucho en la ciudad y tiene varias casas, seguramente cuando se retire regresará a vivir aquí”, concluyó René Fernández.

fredi.figueroa@eleconomista.mx