Una cuadra de magníficos caballos toreros, la gran disposición de su jinete y la mala fortuna a la hora de oficiar con el rejón de muerte, privaron del triunfo en su presentación al rejoneador extremeño, Leonardo Hernández, quien se vio en la necesidad de regalar un séptimo toro al que le cortó las dos orejas.

En lidia ordinaria Joselito Adame logró conseguir un apéndice del sexto de la tarde; sin embargo, al recibir el trofeo y dar la vuelta al ruedo, éste le fue protestado por lo que prefirió guardarlo en su casaquilla.

Arturo Macías se jugó alegremente la vida en los astados de su lote y al no alcanzar el triunfo regaló un octavo ejemplar de Jorge María al que por orden del juez le fueron colocadas banderillas negras por no poderse devolver, pero tras una faena de valor le cortó una oreja.

Finalmente, el centauro extremeño pudo conseguir el triunfo en su presentación, la técnica y doma de sus jacas fue la constante en toda la tarde y a bordo de Cairel en la salida, Xarope, al que utilizó para la colocación de banderillas y encelar a sus toros además de excelentes florituras como cabriolas delante de la cara de sus enemigos, y Humorista con el que intentó la suerte suprema no sin antes colocar la rosa (banderilla muy corta adornada con una pañoleta roja), por momentos levantó al público de sus asientos.

Al no poder redondear sus faenas con el rejón de muerte, el jinete a la usanza portuguesa regaló un ejemplar de Marrón al que luego de lidiar magistralmente a la jineta, le enterró el rejón mortal para tumbarle las orejas.

Adame pasó algunas fatigas y su balance fue ovación y oreja con protestas. En tanto Macías obtuvo una ovación tras un aviso en cada uno de sus toros y la oreja del toro de regalo de Jorge María.

Para el próximo domingo habrá un mano a mano histórico, pues el cartel estará integrado, entre otros, por Julián López El Juli y Diego Silveti quienes enfrentarán un encierro de Fernando de la Mora.