La Edición 11 de la Copa Oro busca explotar la popularidad del futbol entre la población latina de Estados Unidos y aprovechar, de paso, el momento que vive este deporte en la Unión Americana con la consolidación de la Major League Soccer (MLS). Sin duda, la participación de la Selección Mexicana es una de las puntas de lanza para que el torneo sea un éxito económico.

Las expectativas del campeonato apuntan a superar el medio millón de aficionados en sus estadios, una cifra que no logran desde 1993, cuando convocaron 527,566. La Selección Mexicana podría aportar hasta 43% de los 500,000 fans que espera el máximo organismo rector de nuestra área, es decir 215,278 espectadores tan sólo en la primera fase.

Con un mercado potencial de 50.4 millones de latinos, según datos del último Censo de Estados Unidos, la Concacaf lleva el torneo a 13 ciudades donde la comunidad latina tiene una presencia significativa y en las que los seguidores de la MLS han ido en aumento.

Con 25 partidos repartidos en 13 estadios de ciudades como Dallas, Los Ángeles, Detroit, Charlotte, Miami, Tampa Bay, Chicago, Nueva York, Kansas City, Washington, Houston y Pasadena, los organizadores aspiran a obtener ingresos de 35 millones de dólares tan sólo por concepto de taquilla si consideramos el costo promedio del boletaje en 70 dólares.

De hecho, los precios de este torneo son variables y van de los 30 dólares en los partidos de la fase grupos hasta los 150 dólares, boleto más caro, que se cobrará por ver la final en el Rose Bowl de Pasadena el 25 de junio.

En las 10 ediciones que tiene el torneo, que otorga al campeón el boleto a la Copa Confederaciones, misma que se celebra un año antes del Mundial, sólo en una ocasión el certamen ha superado el medio millón de espectadores.

En las últimas ediciones, las del 2007 y la del 2009, los registros de taquilla arrojaron cifras de 488,722 y 468,688 espectadores, respectivamente.

En la presente edición, las 13 sedes ofrecen en total un aforo acumulado de 734,112 espectadores; es decir, los espectadores esperan entradas superiores a 66% de la capacidad de los 13 estadios.