El talismán de Australia, Tim Cahill, rechazó que piense en colgar los botines y dijo que está enfocado en convertirse en el cuarto jugador en anotar goles en cuatro Mundiales, para unirse a luminarias como Pelé.

El veterano delantero de 38 años es el goleador histórico de los 'Socceroos' con 50 tantos en 105 partidos.

Solo Pelé y los alemanes Uwe Seeler y Miroslav Klose han logrado decir presente en las porterías rivales en cuatro mundiales, y Cahill espera convertirse en el cuarto en logarlo.

Pero primero tiene que esperar que el entrenador de Australia, el holandés Bert van Marwijk, le de ingreso durante los partidos, ya que se espera que comience en el banquillo los tres partidos del Grupo C, contra Francia, Perú y Dinamarca.

Cahill es el responsable de casi la mitad de los 11 goles de Australia en Mundiales hasta la fecha pero, a sus 38 años, el tiempo está en su contra, aunque diga que "pasé todo un año preparándome para tres partidos".

El veterano delantero subrayó que sus ambiciones personales, y las de Australia, son sorprender a la favorita Francia el sábado en Kazán, en su debut en el Grupo C.

En Alemania 2006, el entonces atacante del Everton marcó un doblete en la victoria 3-1 sobre Japón, clave para la clasificación de Australia a octavos de final.

Cuatro años más tarde, en Sudáfrica, Cahill anotó contra Serbia en partido de la primera fase. Y en Brasil 2014, atacó de nuevo, anotando un tanto contra Chile y otro frente a Holanda en la primera ronda.