Con la consigna de conseguir el triunfo para avanzar a la siguiente ronda de la Liga de Campeones de la Concacaf, Tigres de la UANL recibirá al Alajuelense de Costa Rica, al que le basta el empate, en el cierre del Grupo Seis.

Estas escuadras medirán fuerzas en el estadio Universitario a las 21:00 horas del miércoles, y Jafeth Perea, de Panamá, será el encargado de aplicar el reglamento.

Un verdadero desastre ha sido el conjunto regiomontano, pues más allá de que tengan en su poder la clasificación, la realidad es que por jerarquía y calidad de su plantel ya deberían estar calificados a la siguiente fase.

El problema es que en ese afán que tiene su técnico, el brasileño Ricardo Ferretti, por menospreciar las competencias internacionales, ha utilizado un cuadro completamente alternativo.

Con cinco unidades, los de la UANL necesitan de manera imperiosa el triunfo, ya que cualquier otro marcador los dejaría al margen de la lucha por el título.

Mientras, los ticos llegan a estas instancias con el boleto casi asegurado al sumar siete unidades, pero necesitan aprobar un último trámite, quizá el más complicado.

Para avanzar, el cuadro que dirige Óscar Ramírez necesita el empate o la victoria, ya que perder lo estaría dejando completamente fuera de cualquier posibilidad.

EISS