El seleccionador del equipo de Holanda de futbol, Bert Van Marwijk, manifestó este lunes que tiene "fe" en sus jugadores, que disputarán el martes las semifinales del Mundial de Sudáfrica 2010, contra Uruguay en Ciudad del Cabo.

"Tengo mucha fe en mis jugadores y en todo, nuestra organización y el modo en que trabajamos", dijo Van Marwijk, en declaraciones publicadas en la página de Internet de la FIFA, antes de apuntar la importancia del estado mental para tener éxito en una competición.

"Pero al final, todo es cuestión del estado mental en un momento particular lo que decide si se gana un partido o no", señaló, dando cuenta de que su relación con sus jugadores.

"Soy muy claro con los jugadores. Deben poder llamarme por la noche, yo estaré ahí para ellos, pero me gusta mostrar muy claramente las fronteras", expuso.

"Es importante estar en el centro del grupo, en los buenos momentos, pero también tomar distancia cuando es lo correcto. Es importante poder influenciar y no ser influenciado", añadió.

"Estas son algunas de las características más importantes de un entrenador. Cada cual lo hace a su manera, y yo también. Todo lo que digo es mi verdad, no la única verdad", afirmó.

La selección de Holanda alcanzó su última final en un Mundial hace 32 años, cuando perdió contra Argentina. Su otra batalla por el título tuvo lugar en 1974, en la que fue derrotada por la República Federal de Alemania.