El seleccionador de Estados Unidos, Bob Bradley, se mostró determinado a "ganar" el partido del miércoles ante Argelia, en Pretoria, para alcanzar uno de los dos boletos del grupo C para los octavos de final del Mundial, confiando que lo importante será "anotar primero".

"El equipo se alegra con la idea de jugar este partido. Es muy importante para el futuro. El segundo período contra Eslovenia (remontada estadounidense hasta el 2-2) fue muy positivo y va a ayudarnos a ganar", dijo el sucesor de Bruce Arena.

"Pero el equipo tiene mucho respeto por la selección argelina, principalmente por la forma en que se clasificó a la Copa del Mundo y por la manera en que juega actualmente", sostuvo.

El delantero estrella de Estados Unidos, Jozy Altidore, no se entrenó este martes, pero Bradley no teme que se pierda el partido. "No se sentía muy bien, pero no tendrá problemas", explicó.

La idea de Bob Bradley para el miércoles es "comenzar lo mejor posible y marcar primero".

El choque en Pretoria se disputará a la misma hora en que Inglaterra se enfrente a Eslovenia, dos rivales directos por los boletos a octavos de final.

"Será importante tener esa información (del resultado), sobre todo en el segundo tiempo. Por lo que vamos a seguirlo, aunque nuestra idea es ganar nuestro partido", agregó el entrenador norteamericano, quien aclaró que "no pensamos en lo que viene, estamos concentrados en Argelia".

La clasificación de Estados Unidos a octavos de final podría ayudar a que el 'soccer' siga creciendo en aquella tierra, según Bradley.

"El fútbol continúa creciendo. Y cada Mundial da una importancia cada vez más grande a nuestra selección. También mide la importancia de nuestro nivel de cara al futuro", explicó.