La pandemia no ha detenido la inercia de innovación tecnológica que se ve cada cuatro años en los Juegos Olímpicos y mucho menos en una edición celebrada en Japón. Esta vez, el avance se refiere a la teletransportación, una realidad posible gracias a la empresa Nippon Telegraph and Telephone (NTT).

“Creemos en la habilidad de la tecnología para elevar la experiencia de ver los deportes”, dice el slogan de Kirari, una ultra tecnología de comunicación que permite transportar la transmisión de un evento hacia otro recinto a través de imágenes de alta calidad.

Ante la falta de público local y extranjero en Tokio 2020, la compañía gigante NTT decidió emprender esta tecnología, aunque por el momento solo es de prueba y solo durante la disciplina del bádminton. Gracias a la calidad de su transmisión, permite que aficionados en alguna otra ubicación puedan ver el evento como si fuera en tiempo real.

Kirari, que es una tecnología a base de hologramas, ha sido probada incluso en SXSW en Austin para mostrar el potencial de fusionar artistas en persona y remotos en una sola actuación. Este es un evento que congrega eventos y conferencias de películas y música.

Además de esta innovación, NTT experimenta con tecnología de fibra óptica para poder transportar aplausos, vítores y gritos en vivo a los atletas. Aunque este elemento ya fue experimentado a nivel local con el tenis de mesa, aún no ha sido aprobado para los Juegos Olímpicos, ya que supondría que varias personas tengan que congregarse en lugares públicos y eso aún no es posible por las medidas sanitarias en Japón.

Con estos vítores remotos, NTT espera eventualmente poder usar redes celulares de 5G o 6G para brindar una experiencia similar sin la necesidad de una conexión fija de fibra óptica y así apoyar a los atletas desde diversos puntos a pesar de las largas distancias.

Pero no todo el trabajo de NTT se centró en transportar experiencias a grandes distancias. En un proyecto con la marca Intel, tenía como objetivo mejorar la experiencia de visualización para los fanáticos en el lugar de navegación.

Las empresas han instalado un monitor 12K de 50 metros de ancho en la orilla del agua para que los que están en tierra puedan ver la carrera sin tener que usar binoculares. Las imágenes están unidas a partir de imágenes en movimiento capturadas desde tres barcos y un dron; además, instalaron una pantalla separada y más pequeña de 12K en el centro de prensa principal para permitir que los medios también vean la acción de la navegación sin tener que dirigirse al lugar.

Sin embargo, Shingo Kinoshita, ingeniero ejecutivo de NTT, aclaró que aunque la tecnología para ambas experiencias remotas está completamente desarrollada en la actualidad, lograr que sea rentable llevará algún tiempo. Así, la experiencia olímpica podrá reunir a más aficionados en cada edición, desde diversos lugares y no solo en el bádminton.

deportes@eleconomista.mx