La Federación Mexicana de Futbol alista su presupuesto para cuatro años y para el nuevo técnico nacional deberá desembolsar entre 15 y 20 millones de dólares por el ciclo a Brasil 2014.

En la baraja sólo están José Manuel de la Torre y el argentino Marcelo Bielsa. La negociación está entre 3 millones y 5 millones anuales, respectivamente, más bonos por resultados y productividad.

De entrada, el técnico que tome las riendas del Tri será el mejor pagado de América. Ni Estados Unidos ni Brasil y Argentina manejan presupuestos tan altos para su entrenador.

Según la consultora Bussiness Soccer los presupuestos en el país de las barras y las estrellas en caso de que Bob Brad­ley salga del equipo es apenas superior a los 800,000 dólares; la Confederación Brasileña de Futbol entre los ciclos de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 no rebasa un pago mayor a los 1.5 millones anuales y la AFA en Argentina de los 1.2 millones de billetes verdes.

En estos 13 meses de trabajo Aguirre recibió 4 millones de dólares por conseguir el billete al Mundial en un momento complicado de las eliminatorias, además de ganar la Copa Oro y llegar a los octavos de final en Sudáfrica.

De los candidatos, Marcelo Bielsa es quien más cobraría y la oferta de la Femexfut sería una losa para la Asociación Chilena de Futbol que apenas alcanzaba el millón de dólares anuales. Por lo que en un año con el Tri ganaría lo de cuatro en Sudamérica.

De la Torre es el técnico más productivo de los últimos cinco años en México, pese a tener un lustro de experiencia su productividad es envidiable, acumula 58% de los puntos disputados.

Un salario incontestable

Las enormes diferencias en el continente no sólo son con Brasil o Argentina, sino con países de menor calidad. La diferencia salarial entre un entrenador nacional de México y uno de Bolivia, por ejemplo, son abismales.

Erwin Sánchez tiene un salario mensual de 7,000 dólares, 84,000 anuales, nada que ver con lo que se embolsará el siguiente entrenador nacional. En promedio, entre los otros entrenadores del continente que participaron en Sudáfrica (Brasil, Argentina, EU, Paraguay, Chile y Uruguay) el salario anual fue de 810,00 dólares, es decir 67,500 en un mes.

El próximo director nacional podría cobrar 416,000 dólares al mes.

Diferencias en los banquillos, las hay.