Bien, los números no van a mentir, las métricas del rating del partido más importante del futbol americano, calificaron al Super Bowl con la puntuación más baja en los últimos 10 años.

Además, a la par de Los Angeles Rams, el espectáculo de medio tiempo con Maroon 5 y los comerciales, pueden pasar al olvido. La emisora CBS pagó el precio.

La televisora obtuvo un rating de 44.9 puntos durante la noche del domingo, de acuerdo con las calificaciones de Nielsen. Es decir, la cifra de Super Bowl más baja durdesde el 2009, cuando los Pittsburgh Steelers derrotaron a los Arizona Cardinals.

Y con una referencia más cercana, el Super Bowl del año pasado obtuvo 47.7 de rating. La falta de audiencia tanto el Súper Tazón del 2017 y el 2018 sufrieron modestos descensos en las calificaciones, y no sólo eso, las cifras también son bajas en las dos respectivas temporadas regulares.

Es un hecho que donde menos se vio el evento fue en la ciudad de Nueva Orleans. Los aficionados de los Saints, agraviados por la polémica con la NFL por una jugada en el partido ante los Rams, que les hizo perder el sueño de disputar el Super Bowl.

No fue para menos, los Saints incluso emprendieron una batalla judicial para buscar la repetición del partido por el campeonato de la Conferencia Nacional, algo que la Liga terminó por reconocer que fue una falta no decretada por los árbitros. Sin embargo, descartó cualquier posibilidad de repetir el juego.

Aunque Nueva Orleans no es uno de los mercados de televisión más grandes de Estados Unidos, es uno de los más fervientes para el fútbol. El Super Bowl obtuvo un rating de 26.1 en Nueva Orleans, mientras que la edición del año pasado, obtuvo 53.0 de rating.

La cifra completa de rating, incluida la cantidad final de cuántas decenas de millones de personas vieron el Super Bowl, saldrá durante esta semana.

Entre los rebeldes por ver el juego también se cuentan las personas que consideran que el trato a Colin Kaepernick, el exmariscal de campo, ha sido injusto.

El jugador no ha podido colocarse en un equipo como titular o en algún trabajo de respaldo. En las últimas dos temporadas, a Kaepernick se le ha etiquetado como una figura controvertida. En el 2016 comenzó a arrodillarse durante el himno nacional para llamar la atención sobre la brutalidad policial y otros asuntos que afectan a las minorías de la sociedad estadounidense con desventaja económica y la injusticia racial.

Sin embargo, a pesar de la disminución, el Super Bowl será el programa más visto del año, con decenas de millones de espectadores más que cualquier otra cosa en la televisión.

En un mercado fragmentado y en medio de audiencias decrecientes para la televisión tradicional en general, el futbol americano sigue siendo el rey. En el 2018, 46 de las 50 transmisiones más vistas fueron los juegos de la NFL.

La Liga sigue siendo atractiva para los aficionados. En esta temporada el impulso de nuevas estrellas como Patrick Mahomes de los Chiefs, Saquon Barkley de los Giants y Baker Mayfield de los Browns provocó que estas estrellas fueran de las más seguidas en la televisión.

En una cifra macro, en comparación con otros parámetros, los últimos nueve Super Bowls se encuentran entre los 10 programas más vistos en la historia de Estados Unidos. Pero, lo que es una realidad, es que la NFL pierde terreno de a poco en el rating televisivo.