Johannesburgo.- En apenas cuatro días Sudáfrica se convertirá en el primer país del continente en ser sede del evento deportivo más visto del mundo y la selección de futbol anfitriona está cada vez más confiada en ganar también en la cancha.

Habiendo ampliado su racha invicta a ocho meses y 12 partidos consecutivos, Sudáfrica, entre las naciones con peor ránking que participarán en el torneo que comienza el viernes, está comenzando a creer que puede disfrutar de algo de éxito jugando como local.

"Cuando primero se anunció que seríamos sede de la Copa del Mundo, los jugadores querían competir. Ahora nuestra confianza ha crecido ya que comenzamos a sentir que somos capaces, nuestra mentalidad ha cambiado", dijo el lunes el arquero sudafricano Moeneeb Josephs.

"Ahora queremos ganar, queremos llegar tan lejos como podamos en este torneo", agregó.

Sudáfrica abrirá la Copa del Mundo cuando enfrente a México en el estadio Soccer City de Johannesburgo pero antes de eso, los organizadores tendrán que demostrar que la seguridad de los hinchas esté garantizada luego de una estampida en un partido amistoso dejara 15 heridos el domingo.

La FIFA, que no fue responsable de la organización del partido de Nigeria con Corea del Norte donde miles de hinchas protagonizaron una estampida para entrar al estadio, aseguró que no ocurrirían este tipo de incidentes en el torneo de un mes de duración.

"Estoy seguro que éste es un llamado de atención y esto no ocurrirá en ningún partido, pueden estar seguros (de eso)", dijo el presidente de la FIFA, Joseph Blatter.

El secretario general Jerome Valcke señaló que la estampida ilustraba el peligro de vender boletos el día de los partidos, algo que la FIFA se ha negado a hacer para el Mundial.

"Hemos sido criticados muy a menudo por no distribuir boletos el día del partido en el estadio y es lo que ocurrió aquí", explicó Valcke.

Varios equipos también respiraron aliviados al no tener jugadores lesionados luego de que varias importantes figuras, incluyendo al capitán inglés Rio Ferdinand y al mediocampista nigeriano John Obi Mikel, fueron descartados del torneo.

BVC