Steve Kerr hizo una crítica sobre la directriz política que sigue Estados Unidos y, para ello, dibujó un esquema con flechas que analiza una lógica de preguntas y respuestas afirmativas y negativas.

Así, el entrenador de los Warriors de Golden State de la NBA explica cómo el gobierno tiene diferentes reacciones sobre la violencia armada, dependiendo de si el tirador es blanco, hispano, negro o musulmán.

Kerr es una de las voces del deporte que lamentaron el tiroteo del sábado pasado en una tienda Walmart en El Paso, Texas, que hasta el momento registra una cifra de 22 personas fallecidas. El coach se ha vuelto cada vez más crítico de los legisladores republicanos por su negativa a aprobar cualquier legislación de control de armas.

“Pienso en ello todo el tiempo. Alguien podría entrar por la puerta del gimnasio y comenzar a rociarnos con un AR-15 (arma)”, dijo Kerr al Grupo de Noticias del Área de la Bahía.

“Todos somos vulnerables, ya sea que vayamos a un concierto, a una iglesia, al centro comercial o al cine o a una escuela. Depende de nosotros, como estadounidenses, exigir un cambio del liderazgo despiadado que continúa permitiendo que esto suceda y continúa de alguna manera afirmando que la segunda enmienda de la Constitución está haciendo su trabajo. La segunda enmienda trata sobre el derecho a defenderse y lo único que está haciendo es llevar a asesinatos en masa en este momento. Todo esto es una locura”.

El padre de Kerr fue asesinado como diplomático en 1984 en Líbano en un acto de terrorismo y cada vez que ocurre un tiroteo en Estados Unidos se expresa públicamente en solidaridad por las familias de las víctimas o pedir leyes más estrictas sobre control de las armas.

“Va a suceder (que se detengan los tiroteos masivos). El impulso se está construyendo. La gente está cada vez más frustrada en nuestro país. Creo que, en este punto, la gran mayoría de las personas en este país lo ha tenido. Ahora se trata de tomar medidas”.

El entrenador también ha declarado que no es seguidor de Donald Trump, quien tras el atentado en Texas condenó a los supremacistas blancos.

La semana pasada, Kerr retuiteó 26 publicaciones promocionando un artículo o comentario sobre violencia armada en su cuenta de Twitter. Citó artículos que criticaban la falta de leyes de armas más estrictas en el país y el surgimiento de los supremacistas blancos.

También aprobó publicaciones que condenaron a Trump por su retórica divisiva y criticó directamente al líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, por su inacción después de no haber votado sobre la legislación de control de armas que se aprobó en la cámara el año pasado.

Eso explica por qué Kerr dijo que ha donado dinero para apoyar a la candidata demócrata de Amy McGrath, quien compite ante McConnell en el Senado de Estados Unidos.

“Tenemos que conseguir personas que voten sobre las medidas de armas y valoren la vida humana. Se obtiene suficiente gente para hacer eso para remplazar a McConnell y conseguir a alguien con alma y conciencia que dirija el Senado”.

Kerr, quien vivió en San Antonio, Texas, durante cinco años, cuando jugó para los Spurs (1999, 2003), también condenó los tres tiroteos más recientes en Gilroy, California, Dayton y Ohio.

“Cada vez más personas en el país están hartas. La gran mayoría de los propietarios de armas también cree eso. ¿Crees que el dueño promedio de armas, un supremacista blanco de 22 años, es dueño de un AR-15? Por supuesto que no”.