La temporada 2014-15 de la NBA, que culminó con el primer premio MVP de Stephen Curry, fue sólo un destello del brillante imperio que el base de los Golden State Warriors fundaría. En aquel año promedió 23.8 puntos por juego, marcó un récord de triples en una temporada (que después volvería a romper) y fue líder de votos en el All-Star. Seis años después el base de Golden State sigue vigente y acaparando reflectores en una campaña en la que se encamina rumbo a su tercer premio MVP.

Los Warriors están lejos de los primeros puestos de su conferencia, pero Curry los ha revalorizado al convertirse en el máximo anotador de la franquicia y con una racha de 11 juegos marcando más de 30 puntos, la mayor de la historia para un jugador de al menos 33 años. El 21 de abril esa racha se cortó con 18 puntos en la derrota ante Wizards y el 23 de abril, contra Nuggets, volvió a posicionarse como máximo anotador para su equipo con 32 puntos.

Su imperio no se queda en estadísticas, desde 2017 se encuentra en el top 10 de atletas mejor pagados de Forbes. El listado 2020 registró ganancias por 74.4 millones de dólares, de los cuales, 30.4 provenían de su sueldo con los Warriors y 44 millones de patrocinios, que incluyen acuerdos con Callaway Golf, Chase, Fanatics y Under Armour.

El jugador es una marca de mercadotecnia líder en el mercado deportivo, su contrato de tenis con Under Armour, de 20 millones de dólares al año, es el cuarto más valioso de la NBA de acuerdo a datos de Opendorse y sólo superado por el de Kevin Durant (25 mdd), LeBron James (32 mdd) y Michael Jordan (130 mdd), los tres con Nike.

Forbes indicó que en 2017 Curry formó la empresa SC30, que gestiona sus inversiones, asociaciones de marca y empresas filantrópicas. Desde entonces el basquetbolista ha invertido en diversas compañías entre las que destaca el giro de la tecnología como sitio de reserva de viajes en línea, SnapTravel; en Tonal,

máquina de fitness inteligente para el hogar y más recientemente en Oxigen, compañía de bebidas que ayuda en la recuperación muscular.

deportes@eleconomista.mx