Los equipos aledaños a Dallas sufren los estragos que el joven del momento, Luka Doncic está causando. A cinco minutos de que iniciara el partido entre los Suns y los Spurs, la Arena Ciudad de México estaba cerca del 50% de su capacidad, entrada corta para el lleno que logró hace dos días el duelo entre Mavericks y Pistons.

San Antonio y Phoenix han jugado en México la misma cantidad de partidos, seis. En los pasillos y ya dentro de la arena, se veían entre los aficionados más los jerseys de los Spurs y en menor medida los de Devin Booker, quien para el desconcierto de sus fans no pudo jugar debido a molestias físicas, por lo tanto, el hispano Ricky Rubio de los Suns se llevó las máximas ovaciones antes de iniciar el juego.

"Los Suns", así dice la playera de calentamiento del equipo local y posteriormente nos damos cuenta que los jerseys también. Para demostrará que los Spurs también se encuentran involucrados con la afición mexicana Patty Mills aprendió unas palabras en español: "espero que la estén pasando bien", inauguró el partido.

La afición se divide entre las canastas de DeRozan, las clavadas de Oubre Jr. y Loney, las tapas de Aldridge y también metiendo presión a la hora de los tiros libres. El cuarto finaliza 28 - 18 a favor de los Spurs y con Patty Mills como el máximo encestador con 8 puntos.

Con el paso del segundo cuarto la arena luce mejor con un 75% de su capacidad. DeRozan se comienza a adueñar del espectáculo aportando con seis puntos en el cuarto pese a que concluyó a favor de los Suns 30 sobre 16 y un marcador global de 44 a 48.

La cifra oficial de asistentes a la arena fue de 20,013 aficionados alcanzando el lleno, los que pudieron asistir lo podrían negar señalando algunos espacios vacíos. En el tercer cuarto la competencia entre equipos no pudo ser mejor, ambos anotaron 32 puntos, preparando un cierre interesante, Frank Kaminsky se apuntaba como el máximo encestador con 20 puntos.

Para el cuarto cuarto, con un marcador apretado (con cuatro puntos de diferencia) el público se metió de lleno al partido, aplaudiendo, abucheando, celebrando robos y canastas de cada bando, en especial aplaudiendo a un Lamarcus Aldridge que sacaba de apuros al equipo.

Con 3:30 por jugar el marcador se igualó a 96, Mills encendía las redes y al público con sus triples, lo mismo hacían Rubio y Baynes buscando igualar el marcador en el otro aro. Con 2.6 segundos en el reloj, Oubre Jr. mandó el partido a tiempo extra cortesía de un triple que levantó a la afición de sus asientos, euforia lo que se vivió en el cuarto período, además México fue testigo de dos nuevas marcas en la NBA, cuatro partidos consecutivos de los Spurs llevados a tiempo extra y el primero en México.

En un tiempo suplementario de robos y triples entre Rubio y Mills el tiempo suplementario mantenía a la afición más metida que nunca antes en el encuentro, cuando parecía que el partido se prolongaría cinco minutos más, Mills colocó un último triple y así finalizaría una tarde llena de emoción en la arena, con marcador de 121-119 a favor de los texanos.

Satisfacción es la palabra que puede describir el sentir de la afición mexicana tras el espectáculo entre Spurs y Suns y tras la semana de la NBA con anuncios, sorpresas y actuaciones inolvidables.