En la segunda novillada con picadores de la Temporada Chica en la plaza México se vivió una tarde triunfal y si no hubo más orejas cortadas a una buena novillada de Santo Tomás, fue por las fallas con el acero de parte de los alternantes.

Abrió plaza André Lagravere ante ‘Curioso’, un novillo bravo, fijo y con calidad al que lanceó a la verónica, mismo al que José María Hermosillo realizó un quite por saltilleras y gaoneras.

El yucateco invitó al hidrocálido a cubrir el segundo tercio y ambos cuartearon la suerte alternando los lados para recibir una cerrada ovación del poco público que asistió al festejo.

En la faena de muleta, el también nacionalizado francés hilvanó dos tandas por el lado derecho, una de naturales, adornos como la dosantina y un cierre de labor con manoletinas y una estocada entera que le valió fuerte petición y entrega del primer apéndice de la tarde.

Con su segundo, el único burel que no se prestó para el lucimiento y que provocó el desmayo del picador César Morales tras derrotarle en el estribo y lanzárselo a la cara, lució al cubrir el tercio de banderillas y tuvo breves momentos por el lado natural, pero al abreviar pinchó y dejo una estocada baja para dividir las opiniones.

Por su parte, José María Hermosillo enfrentó a ‘Bailaor’, un extraordinario ejemplar que recibió los honores del arrastre lento a sus restos y al que bregó a la verónica, replico un quite de Lagravere por chicuelinas con tafalleras, y toreó por doblones, con series templadas, con mando y trasmisión que remató con el estoque algo trasero pero suficiente para recibir una oreja con petición de la segunda.

En el sexto de la tarde, de nombre ‘Parejita’ y también premiado por su calidad y desempeño, pegó pases largos, profundos, con temple, suavidad y sentimiento para rematar con adornos muy coreados, infortunadamente, finalizó hasta el tercer intento y todo quedó en palmas a su labor.

En cuanto a José María Pastor, quien junto con sus alternantes se vio sobrado de facultades y cerca de la alternativa, tuvo dos grande actuaciones ante ‘Brujito’ segundo del festejo, y ‘Callejito’, el quinto.

Con un quehacer valiente y serio, el hijo del matador César, mostró recursos, se hizo él solo un quite cuando resbaló delante de la cara de su primer enemigo y se enredó en un duelo de quites con Lagravere, sin embargo y tras dos faenas de altos vuelos, lo traicionó la espada y escuchó sendos avisos en sus actuaciones.

En cuanto a los de plata, Christian Sánchez saludo en el tercio tras colocar dos pares excelentes y Juan Ramón Saldaña brillo con el capote.

Al finalizar el festejo, el ganadero Sergio Hernández Cosío fue llamado a saludar en el tercio y luego invitado a dar la vuelta al ruedo por el excelente juego que dio su novillada.