El simbólico título de campeón de invierno en el continente europeo marca una tendencia entre los equipos que logran consolidarse en la primera vuelta de sus respectivos torneos. Aunque no hay trofeo o medalla que avale el esfuerzo del club en la primera mitad de la competencia, en los últimos cinco años, siete de cada 10 campeones en diciembre logran permanecer en el primer sitio hasta final de temporada.

Entre los 10 torneos más importantes de Europa -en todos ellos ya pasaron la mitad de la temporada- es Olympiacos el campeón de invierno más dominante de su Liga. El equipo al mando de Míchel mantiene una productividad de 96% y junto a Bayern Múnich son los únicos líderes de su torneo que se mantienen invictos.

El club griego supera por ocho unidades al segundo clasificado, con dos jornadas más del ombligo del certamen, la ventaja más amplia entre las ligas analizadas. La diferencia de valor con el segundo equipo es de 25 millones de euros y sus líderes goleadores, Konstantinos Mitroglou (14 goles) y Javier Saviola (11), han hecho más tantos juntos que dos tercios de los equipos helenos.

Juventus y Bayern Múnich también ganan nueve de cada 10 puntos que disputan, aunque los bávaros lo hacen con un partido menos que el resto de sus competidores. Barcelona es el cuarto mejor campeón de invierno, con 87.7% de efectividad en sus partidos, pero sólo supera por diferencia de goles al segundo clasificado de España, Atlético de Madrid, que tiene la misma cantidad de puntos que los blaugranas.

Un título de nombre que se canjea a mediados de año

En el último lustro, terminar en la cima de la clasificación en el mes de diciembre significa culminar la temporada con el título en las manos en siete de cada 10 casos. En ligas como: España, Italia, Grecia y Rusia, los ganadores de la primera vuelta no han perdido el primer lugar al final de la competencia.

De los torneos de Alemania, Turquía y Francia, en tres temporadas no ganó el campeonato el equipo que terminó líder en la primera vuelta. En Portugal, Benfica no pudo culminar las dos temporadas anteriores con el título, a pesar de terminar líder en diciembre y Liverpool dejó en manos de Manchester United el campeonato del 2008-2009, luego de ganar la primera ronda.

Para esta temporada, Vitesse es el único campeón de invierno que ya no es líder, cuando ya ha pasado una jornada después de la primera ronda.

Wolfsburgo, en el 2009, protagoniza el regresó más grande luego de una primera vuelta. Terminó en la novena posición de la Bundesliga en diciembre, nueve puntos menos que el líder, pero finalizó como campeón en esa temporada.

eduardo.hernandez@eleconomista.mx