Londres.-La tenista estadounidense Serena Williams ya ganó títulos superando adversidades, pero si retiene su corona del Abierto Británico unos meses después de haber rozado la muerte, éste sería su regreso con más mérito.

Muchos creían que la carrera de la campeona de 13 torneos del Grand Slam había llegado a su fin cuando se le detectaron coágulos sanguíneos potencialmente mortales en un pulmón, mientras se recuperaba de la rotura de un tendón del pie tras haber pisado un vidrio, una lesión que requirió dos operaciones.

Sin embargo, la tenista de 29 años retornó al circuito esta semana en el torneo de Eastbourne y, pese a que su juego no fue muy competitivo, inaugurará la cancha central el próximo martes cuando inicie la defensa de su título en el All England Club.

El año pasado, Serena derrotó a Vera Zvonareva en la final y la rusa se vengó en parte de ello cuando el miércoles eliminó a Williams en segunda ronda del evento de la costa sur de Inglaterra, que funciona como preparación para Wimbledon.

Su hermana Venus también regresó al circuito tras cinco meses de ausencia, y lo hizo a tiempo para disputar el torneo del Grand Slam sobre césped que ambas han dominado la última década. Sus incorporaciones pusieron de pronto en primer plano al cuadro femenino, siempre a la sombra del masculino.

"La emoción es doble y la intriga también", manifestó Chris Evert, ex campeona en Wimbledon, sobre el efecto que las hermanas estadounidenses tendrán en la capital inglesa.

No obstante, cualquier debilidad en el juego de las Williams quedará expuesto en las dos semanas de torneo y hay varias mujeres capaces de frustrar sus reapariciones.

La belga Kim Clijsters, número dos del mundo, se retiró del certamen por una lesión en el pie; pero la china Li Na, flamante ganadora del Abierto de Francia, la número uno del mundo Caroline Wozniacki, la ex campeona Maria Sharapova y Zvonareva son candidatas al título.

"Serena es una gran campeona y siempre es fantástico ver a una gran campeona de vuelta a una cancha de tenis", dijo a Reuters en Eastbourne Zvonareva. "Suman más emoción al tenis femenino y generan otro desafío", agregó.

MAS EMOCION

En los últimos 11 años, Venus ganó cinco títulos individuales y Serena cuatro en Wimbledon. Sólo Sharapova y la ya retirada Amelie Mauresmo consiguieron romper el monopolio de las hermanas sobre césped.

Por ello, pese a sus problemas físicos este año y su caída en el ranking WTA, que tiene a Serena en el puesto número siete y a Venus en el 23, no sería una gran sorpresa verlas a ambos lados de la red en la final del 2 de julio si el sorteo las mantiene separadas.

A ninguna le preocupará estar tan abajo en el ranking, ya que Serena ganó el Abierto de Australia del 2007 ubicada en el puesto 81 y seis meses más tarde Venus triunfó en Wimbledon como cabeza de serie número 23. Ambas habían regresado al circuito tras un tiempo de inactividad.

Las Williams superaron la adversidad a través de los años, luego de haber sufrido tragedias personales como el asesinato de una de sus hermanas o de haber luchado con muchas lesiones y casos de abusos racistas.

Mientras que ellas se prepararon sobre césped esta semana, Wozniacki, de 20 años y todavía sin títulos en eventos del Grand Slam, sorprendentemente optó por jugar en canchas duras en Dinamarca, su país natal.

Habrá mucha atención sobre ella mientras intenta poner fin al debate acerca de sus credenciales para ser número uno y espera lograr un mejor resultado que en el 2010, cuando fue vapuleada por Kvitova en octavos de final.

Li, de 29 años, ha sido la revelación del año hasta el momento y su juego parece poder adaptarse bien al césped.

La china fue finalista del Abierto de Australia y triunfó en Roland Garros, demostrando que sabe cómo jugar los grandes torneos. Li aún no regresó a China tras su título en París y prefirió dejar las celebraciones para después de Wimbledon.

La rusa Sharapova, derrotada por Li en semifinales en Roland Garros, también rinde bien en el césped por intermedio de su poderoso tenis. Si supera los problemas de salud que alteraron su preparación en la superficie verde, debería temer a ninguna rival del cuadro, ni siquiera a las Williams.

BVC