La intención de Octavio García El Payo por obtener un triunfo importante en este su regreso a la Monumental de Insurgentes, se truncó por sus fallas con el acero y el complicado juego que presentó el encierro de Fernando de la Mora en conjunto.

El diestro queretano venía de sufrir sendas cornadas, en la primera corrida cuando ‘Licenciado’ de Barralva lo prendió mandándolo a la enfermería de la que ya no pudo regresar a terminar su quehacer y, en la cuarta al iniciar su trasteo muleteril ante ‘Don Rodolfo’ de Xajay, que lo alcanzó por el costado derecho, fue llevado a la enfermería de la que regresó a matar pero no pudo lidiar a su segundo toro.

¿De qué están hechos los toreros que regresan con más ímpetu tras un percance de esta magnitud? ¡Vaya usted a saber! Lo cierto es que Octavio salió a por todas, recibió a ‘Quita Peñas’ de Fernando de la Mora, por mucho el mejor toro hoy, al que lanceó con mandiles y verónicas, un remate con una media de pintura y se recreó a la hora de hilvanar pases largos, profundos, templados y sentidos que le corearon con fuerza, y que de no haber pinchado antes de ponerse pesado con la espada corta de descabellar, estaríamos escribiendo de un triunfo importante, sin embargo, todo quedó en una fuerte ovación al saludar en el tercio.

En su segundo, un astado sin trasmisión, García abrevió ante las pocas opciones no sin antes anunciar un toro de regalo. Ya en el último de la tarde, no escatimó esfuerzos y ante ‘Mar de Nubes’ tuvo esbozos de calidad, pero la espada le volvió a jugar una mala pasada y se retiró en silencio tras un aviso.

Abrió plaza el francés Sebastián Castella, quien tuvo momentos de lucidez ante ‘Espanta Suegras’, un toro que duro poco y terminó rajado para escuchar silencio tras un aviso luego de despacharlo.

Ante el cuarto, de nombre ‘Mí TX’, complicado y sin trasmisión, logró hilvanarle un par de tandas pero la mano se le fue algo abajo y le aplaudieron tras un bocinazo.

Igual que El Payo, el diestro galo no se conformó y regaló un séptimo astado, Río Dulce’ de nombre, al que le instrumento una gran faena tanto por el lado derecho como por naturales, los adornos y desplantes fueron el preámbulo del esperado triunfo, sin embargo, la estocada muy baja le privó de algún apéndice y dio Vuelta al ruedo con mucha fuerza luego de tener una petición mayoritaria.

En cuanto a Juan Pablo Sánchez, quien no tuvo suerte en el sorteo, enfrentó en primer sitio a Bandolero, un burel carente de trasmisión con el que derrochó voluntad, sin embargo, no pudo redondear y terminó por ser silenciada su labor.

Para colmo, el sexto de la tarde, ‘Fina Estampa’ resultó un manso de solemnidad al que el público pedía se le cambiara pero al haber sido picado no fue sustituido y escuchó breves palmas luego de mandarlo al destazadero.

Para la decimotercera corrida el próximo domingo, la empresa anunció al español Antonio Ferrera, el jalisciense Arturo Saldívar y al guanajuatense Diego Silveti, quienes habrán de enfrentar un encierro jalisciense de Villa Carmela.