Río de Janeiro. Los obreros que trabajan en la remodelación del estadio Castelao de Fortaleza, una de las sedes del Mundial de futbol de 2014, paralizaron sus operaciones para exigir mejoras salariales.

El pago de salarios y horas extras atrasadas, un bono para cesta básica, alojamiento para obreros de otras ciudades y mejor alimentación en la obra, son algunas de las demandas de los trabajadores, según un comunicado del sindicato de la construcción de Ceará, Sintepav-CE.

"Los trabajadores permanecen de brazos cruzados hasta que la situación sea resuelta en su totalidad", indica el texto.

El consorcio Galvao-Andrade Mendonóa, responsable de la obra, se reunió con los líderes gremiales y señaló que las irregularidades están presentes en empresas tercerizadas.

En un comunicado, la empresa "se comprometió a hacer un levantamiento de las demandas presentadas con cada una de las empresas tercerizadas y se comprometió en solucionar todas los posibles pendientes identificados inmediatamente, garantizando el derecho de los trabajadores".

Una nueva reunión fue pautada para el martes en la mañana para decidir el futuro de la huelga.

La remodelación del Castelao, valorada en casi 260 millones de dólares, está ejecutada en 56% y debe ser concluida para finales de este año, según el secretario de Deportes. El secretario general de FIFA, Jerome Valcke, felicitó los avances en la obra durante una visita en enero.

"No tengo ninguna preocupación específica con Fortaleza", dijo entonces.

La ciudad recibirá seis juegos del Mundial, uno de la selección brasileña en la fase de grupos, y será también sede de la Copa Confederaciones-2013.