El Villarreal, que jugará hoy en el campo del Oporto en la ida de las semifinales de la Europa League, intentará avanzar hacia la final del 17 de mayo en Dublín y romper el dominio portugués en la competición, cuya otra semifinal enfrenta a Benfica y Sporting de Braga.

No será sin embargo una tarea fácil para el Submarino amarillo porque el Oporto es en principio el rival más fuerte de los tres equipos lusos, campeón vigente de Portugal y que cuenta además con Falcao, el mayor goleador de la competición (11 tantos) y Hulk, otro atacante en plena forma.

El técnico del Oporto, André Villas-Boas, exasistente de José Mourinho, no podrá contar sin embargo con el uruguayo Fucile en defensa y tiene además un balance de victorias inferior al de los demás equipos en semifinales (sólo 11 victorias en 34 partidos).

En la otra semifinal, el Benfica sale como favorito contra el Sporting de Braga, que busca dejar atrás su papel de secundario del futbol portugués.

El Benfica tiene una línea de ataque potente, con los argentinos Eduardo Salvio, Nicolás Gaitán, Pablo Aimar y Javier Saviola y el paraguayo Óscar Cardozo. Los Águilas llevan además desde 1955 sin perder en casa contra el Braga.