Berlín. El centrocampista del Bayern Munich Bastian Schweinsteiger pidió disculpas por no haber estrechado la mano del presidente de la República alemana, que se la tendió tras la derrota en la final de la Liga de Campeones ante el Chelsea inglés.

Una fotografía mostró a Schweinsteiger pasar de largo, con la mirada perdida y la medalla de plata en la mano, delante del presidente Joachim Gauck, que mantenía una mano tendida que el jugador no estrechó, fue reproducida ampliamente este lunes en la prensa alemana.

El centrocampista, que falló su lanzamiento en la tanda decisiva ante el Chelsea (4-3 en penales tras empate 1-1), publicó un comunicado para aclarar que no quiso despreciar al político.

"No fue en absoluto el caso, se trató de un malentendido", afirmó en el texto transmitido por su club.

"Si uno se pone, aunque sea un poco, en mi situación y se ve la foto, se comprueba que estoy completamente fuera del mundo tras una decepción tan grande. Estaba conmocionado, decepcionado, como paralizado. Simplemente, no vi la mano del presidente", afirmó.

"Siento si di otra impresión. Quiero disculparme ante el presidente por esto", concluyó.

EISS