El club Santos jugó a matar o morir. Los guerreros obtuvieron una valiosa victoria 2-1 en casa sobre Tigres en el partido de ida de cuartos de final de la Liga MX, para viajar con una ligera ventaja al Volcán. Los Tigres requieren de una victoria como locales para poder seguir avanzando en el certamen.

En cada una de las últimas tres ocasiones que Santos enfrentó a Tigres en Liguilla, los guerreros avanzaron y se coronaron campeones, en el Clausura 2012, Clausura 2015, Clausura 2018. No quieren que este torneo sea la excepción y salieron con la consigna de dar un golpe a los Tigres.

El equipo de Guillermo Almada buscó sorprender desde el inicio y lo hizo con un gol de Diego Valdés al minuto cuatro. Tras una falta, Fernando Gorriarán se apresuró a poner el balón en juego con un pase a Omar Campos, sorprendiendo a la defensa, este último colocó un centro certero que remató Valdés de cabeza y así abrir el marcador.

El chileno es el líder goleador de Santos, marcó ante Tigres su sexto tanto del torneo y su actuación no quedó ahí, minutos más tarde asistió a Eduardo Aguirre, quien quedó perfilado contra el guardameta Nahuel Guzmán para marcar el segundo tanto a favor de los laguneros.

En sólo 12 minutos el marcador se había inclinado a favor del conjunto local 2-0 tras únicamente dos remates de manera directa al arco de Nahuel Guzmán, situación que dejó a Miguel Herrera, director técnico de los Tigres, atónito al igual que a la considerable cantidad de afición felina que se dio cita en el estadio Corona.

En la segunda mitad Tigres se mostró más dominante en la posesión del balón. Uno de los primeros movimientos de Miguel Herrera fue el cambio de Carlos González por Nicolás López, a pesar de que ‘El diente’ había mostrado un buen desempeño hasta el momento.

Pero el técnico conoce bien a su arsenal y terminó dando frutos. Carlos González peleó un balón que quedó en buena posición para que André Pierre-Gignac rematara con derecha desde fuera del área marcando el tanto del descuento. Este fue el gol número 26 del francés en Liguilla, lo que lo convirtió en solitario en el cuarto máximo goleador en esta instancia, sólo detrás de Alberto García Aspe, Jared Borgetti y José Cardozo.

La segunda mitad fue para Tigres, quien culminó el encuentro con 18 remates, 64% de la posesión y 431 pases; en cambio Santos culminó con 13 remates, 36% de posesión de balón y 237 pases.

“Arrancamos distraídos. Los primeros minutos (Santos) apretó y se les regalan oportunidades que concretan. Después el equipo se fue asentando, fue mejorando en el manejo de la pelota en el accionar del juego y terminamos dominando, desafortunadamente no tuvimos la puntería adecuada. El equipo llegó por muchos lados pero no concretamos las oportunidades más que una pero me deja un buen sabor de boca que el equipo reaccionó bien y tiene el potencial para ir al ataque”, señaló Miguel Herrera en conferencia al término del encuentro.

Tigres requiere ganar por un gol en el Estadio Universitario para seguir avanzando en esta Liguilla, en la que el gol de visitante ya no tiene valor.

Pese a que Santos tuvo un partido de altibajos, Guillermo Almada señaló que lo importante ante un plantel ante Tigres era ganar y se logró.

“Creo que hicimos un buen partido a por más que el segundo tiempo nos replegamos o nos obligó Tigres, que no es la idea. En definitiva la llave queda abierta. Ganamos que es lo importante y seguramente iremos con todo el optimismo y la fe a intentar ganarlo”, dijo el uruguayo.

deportes@eleconomista.mx