Matías Vuoso conectó una pelota de primera intención dentro del área, superó a Alfredo Talavera y después salió corriendo hacia una esquina, gritando con todas sus fuerzas el gol del empate, de la esperanza para su afición. De la mano del atacante argentino, Santos igualó 2-2 con Toluca y dejó todo en el aire para conocer al próximo campeón del futbol mexicano.

Y el festejo eufórico de Matías tuvo razones de sobra, porque anoche fue el equipo de Rubén Omar Romano el que trabajó el partido y buscó con más actitud sacar ventaja para levantar la copa en La Bombonera, pero por cosas de futbol, estuvo a punto de quedarse con las manos vacías.

Primero todo fue euforia para la gente de La Laguna, porque antes de los 15 minutos, el equipo local tocó la pelota por el centro de la cancha, hasta que Fernando Arce la filtró para Carlos Darwin Quintero, delantero que llegó a línea de fondo y disparó con fuerza a primer palo, contando con la complicidad de Alfredo Talavera, guardameta que regaló su primer palo y colaboró para que se abriera el marcador.

Pero Toluca puso todo en orden muy pronto, porque al 22’, Diego Novareti prendió una pelota de bote pronto para hacer inútil la estirada de Oswaldo Sánchez, luego de un corner cobrado por Sinha.

Para la segunda etapa, cuando mejor jugaban los locales, vino un exceso de confianza de Felipe Baloy que puso contra la lona a los de Torreón. El panameño tenía una pelota controlada que le terminó ganando Mancilla, quien de inmediato la envió al centro del área, lugar en el que Sinha sacó su experiencia, recortó a un defensa y disparó con potencia, haciendo inútil el lance de Oswaldo quien conectó el envío pero no evitó el tanto que dejó helados a los aficionados que llenaron el Corona.

Justo cuando parecía que Santos llegaría a la vuelta con la soga al cuello, luego de dos atajadas monumentales de Alfredo Talavera a disparos de Carlos Darwin Quintero, vino un tiro de esquina en el que dejaron botar la pelota para que luego Vuoso la punteara, empatara el marcador y dejara todo para el domingo en La Bombonera, inmueble en el que la afición choricera buscará ser factor para que los Diablos se queden con su décima copa.

La final sigue en el aire ya que no en esta serie no cuentan los goles de visitantes conseguidos ya que es por número de anotaciones.