Santos Laguna aprovechó al máximo la ausencia del defensa central argentino Mauricio Romero, suspendido por una agresión en el juego de "ida", e hizo añicos a la zaga del Morelia 7-1 para llegar a la final del Torneo Bicentenario 2010 con un global 10-4.

La figura de Guerreros en esta semifinal de "vuelta" fue Oribe Peralta con tres anotaciones a los minutos 15, 51 y 82, mientras Fernando Arce abrió la cuenta al primer minuto de juego, seguido por el colombiano Carlos Darwin Quintero a los 12, de Jorge Iván Estrada al 50 y Vicente Matías Vuoso, de pena máxima, al 84.

Por Monarcas emparejó de forma momentánea el colombiano Luis Gabriel Rey a los cinco minutos, en ejecución desde el manchón penal y único momento del juego que pusieron algo de presión.

Con la calificación al choque por el campeonato, el conjunto de la comarca espera ahora si Toluca o Pachuca será su adversario: si Diablos Rojos avanza, el capítulo de "ida" de la final será en Torreón y cerrará en el estadio Nemesio Díez Riega, mientras que si Tuzos se convierte en su rival, el choque decisivo será aquí en Torreón.

El estratega argentino Rubén Omar Romano guió a los verdiblancos a la lucha por el campeonato en su primera campaña al frente del club, en la que será su tercera final como timonel, mientras Tomás Boy se quedó por tercera ocasión al borde del choque grande.