La faena tuvo momentos extraordinarios, el toro Enamorado parecía quererse comer el engaño ante los cites de Arturo Saldívar, quien entendió las condiciones de codicia, fijeza y calidad que tenía y aprovechó de manera cabal para pegar tandas muy templadas que inició con un estatuario de largo, con quietud, como quien tienta a la muerte y no se quita de su paso.

La pasmosa serenidad del torero aguascalentense quedó manifiesta luego de la tranquilidad con la que veía pasar los pitones de su enemigo a centímetros de su abdomen, muy cerca de sus muslos o rozando sus costillares en los remates.

Fueron momentos de mucha transmisión, la gente coreaba cada pase y repetía con eco sonoro y emotivo los oles, mientras contenía el aliento temiendo lo peor. Ahí fue cuando el diestro se pasó la muleta a la mano derecha, le dio la espalda al toro y citó a contrasentido para dar hasta tres vueltas por ese lado en una dosantina templada, embarcando al burel y toreándolo en redondo de forma magistral para escuchar gritos de: ¡Torero, torero! y voltear hacia el tendido sonriente y satisfecho por el logro una vez que despedía la embestida.

Pero no fue todo. Se pasó el engaño a la espalda y aún no se sabe por dónde pasó el animal, las bernardinas fueron tan ceñidas que poco importó el pinchazo antes de la estocada mortal para que la plaza se rindiera a su trasteo y pidiera la oreja concedida y ganada a toda ley.

En su primero, instrumentó una faena muy meritoria a base de valor, temple y aguante, para saludar en el tercio.

Por su parte, Diego Silveti escuchó palmas en su primero y fue silenciada una gran faena a su segundo por la deficiente forma en que lo mató.

En cuanto a Juan Pablo Sánchez, saludó en el tercio en su primero, vio cómo apuntillaban a su segundo, luego de que se inutilizó, y regaló un séptimo que no le permitió hacer gran cosa.

José González Dorantes, ganadero de La Joya, fue ovacionado por la presencia de su encierro, le premiaron al quinto y sexto con arrastre lento y sólo el tercero no tuvo las condiciones de sus hermanos.

Los subalternos Gustavo Campos, Diego Luna y Christian Sánchez, saludaron en el tercio por excelente colocación de banderillas, en las que sobresalió el tercero, quien recibió una ovación de pie.

DOBLE FESTEJO ESTA SEMANA

Mientras que el próximo 23 de enero habrá un jueves taurino con Humberto Flores, José Luis Angelino, Christian Ortega, Víctor Mora, Jorge López y Luis Manuel Pérez El Canelo ante ejemplares de San Lucas, el domingo actuarán Rodolfo Rodríguez El Pana, José Antonio Morante de la Puebla y Joselito Adame, enfrentando toros de Villa Carmela.