Seis franquicias de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) cuentan con una persona que se dedica al análisis de métricas avanzadas de beisbol o también conocido como sabermetría, que hace referencia al acrónimo de Society for American Baseball Research, que fue fundada en 1971, pero hasta 1980 se comenzó a utilizar el término.

En México, algunas organizaciones se han ocupado de sumar a una persona especializada en el análisis avanzado de las estadísticas.

Los Toros de Tijuana cuentan con una persona especializada en dicha área desde el 2015, la primera persona que trabajó con la organización fue Tadeo Varela, quien ahora se desempeña como gerente deportivo en la LMB. El año pasado se integró David Velázquez.

En el 2017, Acereros de Monclova contrató a Héctor Verganzo (el área de análisis en la organización cuenta con un total de tres personas).

Los Diablos Rojos y Guerreros de Oaxaca integraron a Octavio Hernández en el 2018. Una de las empresas que les proporciona datos a Diablos y Tijuana se llama Diamond Data.

Para la presente fase regular Pericos de Puebla contrató a Wilmer Reina y en el caso de Generales de Durango trabaja con una empresa estadounidense, por contrato, no pueden mencionar el nombre, pero también trabaja con equipos como Dodgers y Yankees.

Cada organización ha establecido una dinámica de trabajo y prioridades, pero de forma general, los análisis de datos relacionados con el equipo, rivales y posibles refuerzos.  Finalmente, lo que se busca es ser competitivo.

Cada uno de los analistas se integró a las respectivas franquicias por interés de la directiva, en el caso de Toros de Tijuana suman su quinta temporada, periodo en el que han disputado en los primeros sitios de la Zona Norte, además, disputaron la serie final en el 2016 y 2017, en éste último fueron campeones.

De las seis franquicias enlistadas, tras la primera vuelta de la presente fase regular, cinco se encuentran en los primeros sitios tanto de las zonas Norte y Sur, respectivamente.

Octavio Hernández, de Diablos Rojos, describe que en el país se utilizan métodos más arcaicos por la falta de tecnología en comparación con lo que sucede en Estados Unidos.

“Pero la Liga muestra interés para que todos cuenten alguien especializado en el análisis de datos, que no sólo sea exclusivo de ciertos equipos”.

Los equipos de Grandes Ligas tienen departamentos que se dedican al análisis de datos con al menos 10 personas y cada uno tiene cierto perfil o especialidad, cuenta David Velázquez, de los Toros y, añade que, por ahora, con una sola persona se trata de cubrir todo, aunque en el caso de la organización de Tijuana se han preocupado por proporcionarle herramientas para el desarrollo de trabajo.

En el caso David, ha trabajado con tres managers: Pedro Meré, Lino Rivera y Oscar Robles —actual manager de la novena tijuanense—, las solicitudes de cada uno han sido distintas.

“Cada año se agregan cosas nuevas. El año pasado mi análisis era principalmente de los pitchers rivales y ahora también es de los bateadores”, comenta Velázquez.

En la segunda temporada en la que los Diablos Rojos usan este tipo de análisis, Octavio Hernández comenta que han establecido métodos de trabajo y “generar una necesidad entre los coaches y manager, se han acostumbrado a tener ese información. Cuando empiezan a tener información extra, todos los días envían reportes, y ellos encantados porque pueden tomar decisiones acertadas”.

En el caso de los Pericos, Wilmer Reina, indica que se realizó un plan de trabajo para la fase regular y explica: “Esa información es más digerible para el manager Enrique Reyes  y su cuerpo técnico. Cómo analizar a los lanzadores rivales, cómo parar al equipo con un bateador específico. Hay muchos bateadores en esta Liga que son tendenciosos, entonces, esa información la considera valiosa”.

Mientras que Generales contrató una empresa estadounidense que avalúa diversas áreas de la novena.

“Muchas de las decisiones se toman basadas en el corazón. Desde hace algunos meses contratamos a una empresa que trabaja con equipos de Grandes Ligas en donde están haciendo un análisis profundo, juego por juego, del rival, pero también de nuestros jugadores, cuáles son nuestra fortalezas y debilidades”, señala Alfredo Arámburo, propietario de la novena.