El atletismo ruso, suspendido provisionalmente de todas las competiciones, sigue sin cumplir las reglas de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) y de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), según la tercera entrega de un documental de la televisión alemana ARD.

El documental, de 30 minutos, presenta varios ejemplos de atletas y entrenadores rusos que continúan violando las normas de la IAAF y de la AMA.

La misma fuente refiere que los autores de la investigación están en posesión de documentos que prueban que uno de los nuevos dirigentes de la agencia antidopaje rusa (Rusada) avisó en el pasado a atletas sobre fechas de controles antidopaje.

Cuando un directivo informa intencionalmente a atletas con antelación sobre análisis antidopaje debe tener consecuencias disciplinarias. Tiene que haber una investigación y la persona debe ser despedida , dice Joseph de Spencier, presidente de la Asociación Internacional de Organizaciones nacionales antidopaje (INADO).

Muy escéptico , De Spencier estima en el documental que por lo que se sabe actualmente, los atletas rusos no deberían ser autorizados a competir en los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

La ARD lanzó la voz de alarma, el 3 de diciembre del 2014 con la difusión de un primer documental titulado Dosier secreto sobre dopaje : cómo Rusia fabrica sus campeones , revelando un dopaje sistemático encubierto por las autoridades nacionales de atletismo.

El Comité Olímpico Internacional (COI) pidió la apertura de una investigación y la AMA puso en marcha una comisión para analizar la base de las acusaciones de la ARD.

Justo antes del Mundial de Beijing 2015, la ARD emitió un segundo documental ( Dopaje-top secret: el mundo opaco del atletismo ), con nuevas acusaciones contra atletas rusos y kenianos.

A principios de noviembre, la comisión de investigación independiente de la AMA publicó un informe sobre el dopaje organizado en el atletismo ruso, apuntando que la Rusada ayudó a disimular casos positivos de atletas rusos.

La AMA declaró a la Rusada y al laboratorio antidopaje de Moscú que no están conformes al Código Mundial Antidopaje. Después, la IAAF suspendió a Rusia de cualquier competición internacional de atletismo.