Inglaterra, uno de los favoritos que debutó con un decepcionante empate ante EU (1-1), busca el viernes en Ciudad del Cabo ganar, gustar y golear ante Argelia para enviar un mensaje de que está vivo en la lucha por el título del Mundial.

En el seleccionado dirigido por Fabio Capello se destaca el regreso a la titularidad del centrocampista Gareth Barry, pieza clave en el equilibrio del equipo para el italiano de cara a la segunda fecha del grupo C del Mundial.

Sin demasiado margen de error, los ingleses esperan que su astro Wayne Rooney, de pálido desempeño frente a los estadounidenses, levante su nivel, corte su sequía goleadora con la elástica de Inglaterra y los conduzca al triunfo frente a un rival que llega con una derrota frente a la modesta Eslovenia (1-0).

Los eslovenos lideran la llave con tres puntos, dos más que los ingleses y chocan en Johannesburgo frente a Estados Unidos .

"Por ahora no vi a nadie que nos asuste", dijo el artillero del Manchester United, para calmar las aguas en su país, inquieto por el resultado y el escaso poder de fuego que muestra Rooney en selección, autor de 33 goles con los Red Devils esta campaña.

"Yo no estoy preocupado (por la falta de gol). Tenemos jugadores en el equipo que también pueden marcar. No me siento bajo una presión extra. Si ganamos los próximos dos partidos voy a estar feliz. Y si no marco, voy a seguir trabajando hasta que lo logre", agregó Rooney.