Roland Garros albergará hasta 5,388 espectadores hasta el 8 de junio, y 13,146 a partir del 9 de junio, gracias a la autorización gubernamental de aumentar el límite hasta un 65% del aforo, anunció la directora general de la Federación Francesa de Tenis (FFT), Amélie Oudéa-Castéra.

Siguiendo las medidas sanitarias del gobierno francés para luchar contra la pandemia de Covid-19, hasta el 8 de junio, las 16 pistas de Roland Garros (del 30 de mayo al 13 de junio) tendrán un aforo máximo de 35% de su capacidad y un techo de 1,000 personas, lo que da 5,388 espectadores diarios.

A partir del 9 de junio, el aforo máximo pasa al 65% y el techo a 5,000 personas por cada instalación.

Por otra parte, la FFT no obtuvo la derogación del toque de queda para Roland Garros, que pasa a las 21:00 horas el 19 de mayo y a las 23:00 horas el 9 de junio.

Con estos horarios, ningún espectador podrá presenciar las primeras jornadas nocturnas, una primicia en el Grand Slam francés. Y solo podrán recibir público a partir del 9 de junio, cuando el toque de queda a las 23:00 horas.

Esta jornada del 9 de junio será, por lo tanto, la que más público pueda recibir: 13,146 espectadores, ya que a partir de esta fecha el aforo sube hasta el 65% de capacidad y se podrá acudir a los partidos nocturnos.

Según avance el torneo, el número de pistas utilizadas en el recinto bajará y, en consecuencia, también lo hará el número de espectadores diarios.

En temporadas normales, el estadio de Roland Garros puede acoger hasta 38,436 espectadores al día. El año pasado, la pandemia obligó a los organizadores a que no fueran más de 1,000 diarios.

Justificante sanitario obligatorio

El recinto de 12 hectáreas de Roland Garros estará dividido en seis parcelas con 16 pistas a las que podrá acceder el público.

Se permitirá, sin embargo, la "libre circulación" entre las diferentes pistas, precisó el presidente de la FFT, Gilles Moretton. "Habrá controles" para que no se supere el aforo en cada pista", añadió.

Por otra parte, un justificante sanitario será exigido para los espectadores que quieran acceder al estadio de Roland-Garros, anunció Amélie Oudéa-Castéra.

Los espectadores deberán de este modo presentar "el resultado de un test negativo PCR o de antígenos de menos de 48 horas, o un certificado de vacunación o un certificado de remisión, es decir que la persona ha tenido un test positivo hace más de dos semanas y menos de seis meses" con lo que no puede transmitir la enfermedad, detalló Oudéa-Castéra.