Johannesburgo. Está claro en ambos campamentos. Tanto franceses y mexicanos se juegan su futuro en Sudáfrica hoy en Polokwane. Matar o morir no queda de otra. Llegar al último partido con la calculadora es el peor escenario que les pueda ocurrir a ambas selecciones.

Los franceses no viven su mejor era y como nunca antes se preocupan por los mexicanos. Rafael Márquez y sobre todo Giovani Dos Santos les han robado horas de concentración. Ambos jugadores serán claves para el duelo de esta tarde, así lo confiesa Jean Pierre-Papin a El Economista, quien fuera, junto a Eric Cantona, el mejore galo de la década de los 90 y de paso es ídolo de Ribery, la mente más evolucionada­ de los europeos.

El ahora técnico del modesto equipo Chateauroux advierte que pese a contar con jugadores tan desequilibrantes como Frank Ribery, Yoann Gourcuff o Nicolas Anelka, el equipo no termina por ser equipo.

Vivimos una crisis de conjunto, no de calidad. En ésas creo que ligeramente estamos arriba de México, pero esto es 80% conjunto y 20% calidad, y si los mexicanos tienen más conjunto llevan ya una ventaja , dice el francés que fue mundialista en 1986 y seleccionado en la Eurocopa de Suecia 1992.

México probablemente repita la alineación que jugó ante Sudáfrica y por los europeos es muy probable la incorporación de Thierry Henry, el jugador del FC Barcelona.

Hasta el momento la calidad de nuestros jugadores sólo le ha alcanzado para estar en el Mundial sufriendo y con mucha polémica. El entrenador Raymond Domenech no tiene una buena relación con sus futbolistas y tampoco con los jugadores, mucho menos con la afición. Pero en un Mundial todos nos unimos .

México y Francia se han visto las caras en seis ocasiones en la historia, de las cuales cinco han sido para los europeos y un empate en el Mundial de Inglaterra 66 a un tanto.

La Selección Mexicana tiene un par de hombres que son una gran referencia, uno de ellos Rafael Márquez, que su experiencia es vital, y Giovani Dos Santos, quien tiene una gran penetración de juego. Márquez y Giovani pueden definir el partido , dijo.

Por el equipo galo, Papin advirtió de la imaginación de dos cerebros que son un tormento por el propio apellido. Ribery y Gourcuff.

Este par te resuelven el partido en el momento que ellos quieran, inclusive el equipo puede estar jugando mal, pero Ribery y Gourcuff son mentes evolucionadas en el futbol y con eso no hay arma que detenga por mejor defensa que se tenga , finalizó.